16 abril, 2015

Bogotá. AFP. Tras un ataque que dejó 10 militares muertos y 20 heridos , Colombia decidió ayer levantar la suspensión de los bombardeos contra las FARC, ordenada hace poco más de un mes para acelerar el proceso de paz con esa guerrilla.

El ataque ocurrió a la medianoche del martes, en la vereda La Esperanza, departamento del Cauca. Ese es el bastión de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), principal grupo rebelde del país y con el que el Gobierno busca, desde noviembre del 2012, poner fin a cinco décadas de conflicto.

“He ordenado a las Fuerzas Armadas levantar la orden de suspensión de bombardeos a los campamentos de las FARC hasta nueva orden”, dijo el presidente Juan Manuel Santos, quien el jueves había prorrogado por un mes más la interrupción de los ataques aéreos contra esa guerrilla en aras de “desescalar” el enfrentamiento.

Rodeado de miembros de la cúpula militar y otros funcionarios, el presidente expresó en una declaración televisada desde Cali, a unos 70 kilómetros del lugar del incidente, que la acción de las FARC fue “deliberada”.

“Esto implica un claro rompimiento de la promesa de un cese al fuego unilateral”, consideró el mandatario en alusión a la tregua indefinida que esa guerrilla ordenó en diciembre, que se reservó el derecho a responder ofensivas del Ejército.

Santos, quien se ha negado reiteradamente a imitar el gesto de las FARC por estimar que fortalecería a la guerrilla, dijo asimismo que la decisión de un cese del fuego bilateral “no puede darse ni se dará sino como consecuencia de un acuerdo serio y definitivo”.

“Que les quede muy claro a las FARC: no me voy a dejar presionar (...) por hechos infames como este para tomar una decisión sobre el cese al fuego bilateral”, aseveró.

Desde Cuba, sede de las negociaciones de paz , las FARC habían manifestado más temprano su “preocupación” ante lo ocurrido, reclamando nuevamente una tregua de ambas partes.

“A todas luces esto tiene su causa en esa incoherencia del gobierno de estar ordenando operativos militares contra una guerrilla que está en tregua”, dijo el comandante Pastor Alape. “Señor presidente Santos , la tregua bilateral es urgente”, agregó.