21 agosto, 2016
Miles marcharon este domingo en Santiago de Chile como protesta por el actual sistema de pensiones.
Miles marcharon este domingo en Santiago de Chile como protesta por el actual sistema de pensiones.

Santiago

Los chilenos se movilizaron este domingo para acabar con el sistema de pensiones legado por la dictadura de Augusto Pinochet, en una de las mayores manifestaciones callejeras convocadas los últimos años y que acabó pacíficamente.

Cientos de miles de personas marcharon a lo largo de la céntrica avenida Alameda de Santiago y en las principales ciudades del país, superando al millón de personas que lo hizo en la primera marcha convocada hace tres semanas, de acuerdo con los organizadores.

Sólo en Santiago se reunieron 600.000 personas, según los convocantes, aunque la Policía lo cifró en 80.000 los manifestantes.

"La marcha de hoy es la más masiva, alegre y pacífica de los últimos dos años y medio. Sin duda que la voz de la ciudadanía se expresa mucho más clara y con más fuerza cuando se realiza como hoy", dijo el intendente (gobernador) de Santiago, Claudio Orrego, al hacer un balance de la manifestación en horas de la tarde.

En un día primaveral y casi dos semanas después de que la presidenta Michelle Bachelet anunciara modificaciones al cuestionado sistema –que aún no se traducen en un proyecto de ley– miles de familias chilenas exigieron el fin de las llamadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

"No queremos más AFPs, ni públicas ni privada", dijo en el acto de cierre de la masiva manifestación, Luis Mesina, vocero del movimiento "No+AFP" que convocó a la marcha.

Instauradas por la dictadura de Augusto Pinochet en 1981, las AFPs administran los fondos de pensiones de unos 10 millones de trabajadores chilenos, entregando pensiones bajísimas a sus afiliados, muy lejos de su promesa de retribuir el 70% del último salario.

Interminables columnas de personas coparon por al menos tres horas la céntrica Alameda, convocando a familias completas que caminaron al ritmo del sonido de contagiosos tambores, portando banderas chilenas y afiches con la consigna "NO+AFP" o "No más pensiones de hambre".

Chilenos marcharon con rótulos con mensajes en contra del actual sistema de pensiones.
Chilenos marcharon con rótulos con mensajes en contra del actual sistema de pensiones.

"Venimos hoy con nuestros hijos porque el sistema ya no da para más", dice a la AFP María González, profesora, y quien marchaba hoy junto a sus dos hijos pequeños, de la misma forma en que en 2011 lo hicieron miles de estudiantes para exigir "educación pública, gratuita y de calidad".

Tras emprender complicadas reformas al sistema educativo y laboral, la presidenta chilena Michelle Bachelet cedió a las presiones y se lanzó a reformar el sistema de pensiones instaurado por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), fuertemente cuestionado por sus bajas retribuciones.

Con un 15% de aprobación, el registro más bajo para un mandatario desde el retorno a la democracia tras el fin de la dictadura de Pinochet, Bachelet propuso 12 medidas para modificar el sistema, pero no su completa disolución para avanzar a un "sistema público de pensiones" como exigen los chilenos en las calles.

Posibles soluciones

Entre las medidas propuestas por Bachelet –que todavía no se traducen en ningún proyecto de ley– está el aumentar en 5 puntos desde el 10% actual la tasa de cotización con cargo al empleador, con lo que se espera aumentar el monto de las pensiones tanto de los futuros como de los actuales jubilares.

También propuso fortalecer el llamado "pilar solidario" que permite la entrega de una pensión universal mínima e introducir mayores regulaciones a las AFP, que deberán devolver las comisiones por administración cuando obtengan pérdidas en la administración de los fondos.

Además, el establecimiento de una AFP estatal para darle mayor competencia al sistema.

De acuerdo al gobierno, el programa de reformas tendrá un costo de unos $4.000 millones, de los cuales 1.500 corresponderá al fisco.

Pionero en el mundo en instaurar la capitalización individual de los trabajadores sin considerar ningún aporte del empleador, el sistema entrega hoy pensiones que en promedio llegan a los 400 dólares, por debajo del salario mínimo.

Las AFP administran unos $170.000 millones aportados por los trabajadores, los que son invertidos en acciones o renta fija y cuyas pérdidas son asumidas por los cotizantes.

La asociación de AFP advirtió por su parte que "algunos de los anuncios esbozados pueden terminar perjudicando las pensiones de nuestros afiliados".

Etiquetado como: