Son acusados por la presunta aportación irregular de la empresa brasileña a la campaña electoral de 2011 del exmandatario

 11 julio
El expresidente peruano Ollanta Humala.
El expresidente peruano Ollanta Humala.

Lima

Un fiscal pidió al Poder Judicial prisión preventiva para Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia, por la presunta aportación irregular de la empresa brasileña Odebrecht a la campaña electoral del expresidente de Perú en el 2011, informó el martes una fuente del Ministerio Público.

"Está confirmado que el fiscal provincial Germán Juárez ha solicitado al Poder Judicial la prisión preventiva para el expresidente Humala y su esposa por los aportes irregulares de tres millones de dólares de Odebrecht para la campaña 2011", dijo a la AFP la fuente de la fiscalía, que pidió mantener su nombre en reserva.

El Ministerio Público indicó luego en Twitter que un juez decidirá el miércoles en una audiencia pública si acoge o desestima el pedido de prisión para la pareja.

"Se confirma pedido de prisión preventiva contra Ollanta Humala y Nadine Heredia. La audiencia se realizará mañana a las 10 a.m.", señaló.

Humala y su esposa son acusados de los delitos de lavado de activos y asociación ilícita para delinquir.

La solicitud de prisión preventiva no solo se basaría en el testimonio del empresario brasileño Marcelo Odebrecht, quien aseguró al fiscal Juárez haber entregado tres millones de dólares para la campaña electoral, sino también en las declaraciones de otros colaboradores que habrían presentado pruebas a la fiscalía sobre la entrega de dinero a la pareja, según la prensa local.

El abogado de Humala, Julio Espinoza, reaccionó sorprendido ante el pedido, "ya que el exmandatario y su esposa han acudido a todas sus citaciones y controles de la fiscalía".

"Vamos a esperar la citación del juez para escuchar y debatir la posición del fiscal. Solo esperamos una decisión imparcial", señaló Espinoza a la televisora Canal N.

Ni Humala ni su esposa tienen actualmente prohibición para salir del país. Podrían viajar al extranjero sin ningún problema, aunque en el caso del expresidente tiene que solicitar primero la autorización del juez. En el caso de Heredia ella no necesita autorización judicial.

En reiteradas ocasiones, el expresidente ha negado que Odebrecht o el Partido de los Trabajadores de Brasil (PT), ambos implicados en el escándalo de corrupción en Brasil, financiaran su campaña electoral en el 2011 y que se someten a todas las investigaciones de la fiscalía.

La exprimera dama, investigada por lavado de activos de Odebrecht, anunció en mayo que renunciaba al cargo de directora de la Oficina de Enlace de la FAO ante la ONU, en Ginebra (Suiza) "para evitar que el Poder Judicial pueda poner en duda mi arraigo, y que nada ni nadie cuestione mi interés de colaborar con la justicia".

Humala, teniente coronel del Ejército en retiro, aseguró hace unas semanas ser víctima del mayor "linchamiento político" de la vida republicana de Perú por las investigaciones a las que es sometido junto con su familia, que ya alcanza a 19 procesos en el ministerio Público.

Odebrecht asegura que pagó $29 millones en Perú para obtener obras públicas entre 2005-2014. El período comprende los gobiernos de Alejandro Toledo, Alan García y Humala.

Sobre Toledo existe una orden de extradición desde Estados Unidos por presuntamente recibir 20 millones de dólares de esta firma.

Recientemente la Fiscalía reabrió una investigación contra Humala, en la que ya había sido absuelto, por presuntas ejecuciones extrajudiciales cuando era jefe de una base militar en la selva central del Perú, durante el combate a la guerrilla maoísta Sendero Luminoso.

"Yo no he cometido violaciones a los derechos humanos, en el informe de la Comisión de la Verdad no tengo ninguna denuncia", señaló Humala en su defensa sobre esa acusación

En su informe del 2003, el Comisión de la Verdad cifra en casi 70 mil los muertos producto de la guerra interna en el Perú, entre 1980-2000.