3 mayo, 2016
La acusación que promueve la oposición señala que Rousseff aprobó créditos sin autorización del Congreso
La acusación que promueve la oposición señala que Rousseff aprobó créditos sin autorización del Congreso

Río de Janeiro

La Fiscalía de Brasil solicitó abrir una investigación a la presidenta de ese país, Dilma Rousseff, por supuesta obstrucción a la Justicia.

Así lo dieron a conocer los principales medios nacionales la noche de este martes, en un nuevo giro de la profunda crisis política que sacude al gigante sudamericano.

De acuerdo con las informaciones de Globo, Folha de Sao Paulo y Estadao, el fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, solicitó a la corte suprema la apertura de una investigación a Rousseff.

La mandatario brasileña enfrenta un proceso de impeachment (juicio político), al igual que su predecesor, Luiz Inácio Lula da Silva.

Se trata de la primera vez que el Ministerio Público pide autorización para investigar a Rousseff, que hasta el momento no había sido indagada por ningún cargo de corrupción.

Por su parte, la Corte Suprema deberá de decidir si acepta la petición y la mandataria se convierte oficialmente en investigada.

En el centro de las sospechas vuelve a estar la fallida designación de Lula como ministro jefe de su gabinete, que para la Fiscalía pudo tener como objetivo "desordenar" las investigaciones sobre el expresidente (2003-2010) que llevaba a cabo el magistrado de primera instancia Sergio Moro.

Encargado de juzgar el multimillonario fraude en Petrobras, y convertido ahora en un símbolo de la lucha anticorrupción, el propio Moro divulgó horas después del nombramiento una conversación grabada entre Rousseff y Lula, que según la Fiscalía podría ser un indicio de los motivos reales de la designación.

Este nuevo golpe revelado por los medios le llega a Rousseff más cerca del precipicio que nunca, justo una semana antes de que el pleno del Senado decida si la aparta 180 días de su cargo para dar inicio a su juicio de destitución.