7 febrero, 2016
Los ministros de Relacioens Exteriores de Egipto y Arabia Saudí coinciden en su rechazo a Bashar al-Asad.
Los ministros de Relacioens Exteriores de Egipto y Arabia Saudí coinciden en su rechazo a Bashar al-Asad.

Damasco

La madre del presidente sirio Bashar al-Asad, Anisa Majluf, falleció este sábado en Damasco a los 86 años de edad, informaron los medios de comunicación oficiales del país.

La agencia oficial Sana indicó que la exprimera dama y esposa de Hafez al-Asad, padre de Bashar, murió en un hospital de la capital siria.

Según sus allegados, la madre del mandatario estaba enferma desde hacía varios años, y se hizo tratar en Alemania hasta que en 2012 ingresó en la lista negra de la Unión Europea (UE) de las personalidades del régimen sirio acusadas de apoyar la represión de la revuelta contra el gobierno, en marzo de 2011.

Durante los treinta años en que su marido gobernó con mano de hierro al país, así como durante los últimos años del conflicto sirio, se mostró discreta y muy raramente era mencionada por la prensa.

Sin embargo, según algunos medios, tras la muerte de su marido, en 2000, jugó un papel importante entre bambalinas en el seno del régimen, hasta que cayó enferma.

Mientras su marido provenía de una familia pobre, ella, maestra de profesión, pertenecía a un medio social más elevado.

En tanto Hafez al-Asad adhirió muy joven al partido Baas, que abogaba por la unidad del mundo árabe, la familia Majluf simpatizaba con el Partido Nacional Social Sirio (PNSS), favorable a la Gran Siria, que estaría integrada por Líbano, Siria, Palestina e Irak.

Majluf nació en 1930 en Latakia, ciudad del litoral del país y feudo de los alauitas, confesión que compartía con su marido. En 1957 se casó con quien se convertiría en 1970 en patrón y líder absoluto de Siria.

Tuvieron cinco hijos, Basel y Majed, fallecidos, Bashar y Maher, así como una hija mayor llamada Buchra.

Según la agencia Sana, Anisa Majluf "estaba comprometida con las causas de las mujeres (...) de los mártires y de las personas mayores".

La presidencia siria renunció a organizar ceremonias fúnebres en su honor en virtud de la situación de guerra que impera en el país, agradeciendo las "muestras de condolencia" recibidas.

La guerra siria, que comenzó con un levantamiento en 2011 contra el gobierno de su hijo Bashar , ha fragmentado el país, dividido entre las zonas que controla el régimen, los territorios en los que opera el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y las localidades bajo el mando de otros grupos rebeldes armados.

Más de 260.000 personas han muerto desde el comienzo de este conflicto.

Etiquetado como: