Excampeón olímpico evita la cadena perpetua con decisión de jueza

 12 septiembre, 2014

Pretoria. AFP. Una jueza sudafricana descartó ayer que el excampeón olímpico Óscar Pistorius matara con premeditación a su novia, Reeva Steenkamp, aunque aún falta saber si es condenado por homicidio involuntario o lo absuelve .

De haber sido hallado culpable de homicidio voluntario, Pistorius, un atleta sin piernas, amputado a los 11 meses de edad, pudo ser condenado a cadena perpetua en las cárceles sudafricanas, conocidas por su brutalidad.

“La Fiscalía no probó más allá de la duda razonable que el acusado sea culpable de asesinato con premeditación”, afirmó la jueza del caso, Thokozile Masipa.

En su veredicto, cuya lectura retomará hoy, la jueza afirma que el acusado usó “excesiva fuerza” y no hizo todo lo posible para evitar una muerte. Además, Masipa considera que Pistorius actuó de forma “negligente”, ya que pudo haber pedido ayuda en vez de disparar.

Sin embargo, el atleta de 27 años todavía puede ser condenado a una pena de cárcel si es declarado culpable de haber matado de forma involuntaria a su novia el 14 de febrero de 2013 en su casa de Pretoria.

Óscar Pistorius sale de la Corte en Pretoria, Sudáfrica, ayudado por su hermano Carl. El atleta fue liberado del cargo de haber asesinado intencionalmente a su novia Reeva Steenkamp en el 2013. | AP
Óscar Pistorius sale de la Corte en Pretoria, Sudáfrica, ayudado por su hermano Carl. El atleta fue liberado del cargo de haber asesinado intencionalmente a su novia Reeva Steenkamp en el 2013. | AP

La jueza destacó que Pistorius dijo desde el inicio del juicio creer que su vida estaba amenazada por un ladrón cuando disparó a través de la puerta del baño a su novia.

Masipa había descartado poco antes testimonios clave de la acusación, al rechazar apoyarse en recuerdos fragilizados por el carácter “falible” de la memoria humana.

Durante el juicio, que duró seis meses , varios vecinos explicaron que se habían despertado la noche del drama por disparos, gritos y alaridos de una mujer.

El testimonio de Michelle Burger, residente de la casa adyacente, fue “rechazado en su totalidad”, dada la distancia importante (más de 100 metros) a la que se hallaba.

Pistorius se mostró, la mayor parte del tiempo, con la mirada fija, concentrado en la lectura en voz alta del veredicto. No obstante, en dos ocasiones, rompió a llorar.

Reproches. La decisión de la jueza suscitó críticas, ya que “podría abrir la puerta a abusos sistemáticos del sistema judicial por parte de gente que mate a su cónyuge y diga que fue en defensa propia”, dijo el abogado penalista Martin Hood.

Por su parte, James Grant, profesor de derecho penal en la Universidad de Wits de Johannesburgo, estimó que la Fiscalía podría apelar la decisión si considera que la jueza cometió un error jurídico.

Pistorius fue motivo de gloria nacional durante muchos años en Sudáfrica. Su celebridad mundial llegó cuando participó junto a atletas sin discapacidad en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012.