Experiodista que publicó escándalo de espionaje, ve viable que el país lo acoja

 18 diciembre, 2013

Brasilia. AFP. El exasesor de inteligencia estadounidense Edward Snowden, quien reveló un esquema masivo de vigilancia de las comunicaciones de Estados Unidos , se ofreció a ayudar a investigar el espionaje en Brasil, a dar información y podría pedir asilo en el país.

En una carta abierta publicada en el diario Folha de São Paulo , Snowden expresó su anuencia a ayudar en las pesquisas del Senado sobre las denuncias de espionaje estadounidense a brasileños.

Simpatizantes de Snowden en Hong Kong apoyaron, en junio pasado, el asilo otorgado al exasesor de la NSA. | AFP
Simpatizantes de Snowden en Hong Kong apoyaron, en junio pasado, el asilo otorgado al exasesor de la NSA. | AFP

Snowden, por ahora asilado en Rusia, no pide directamente resguardo a Brasil en la carta, pero Folha afirma que su objetivo es venir al país suramericano.

Cita como fuente al periodista Glenn Greenwald, quien divulgó buena parte de los documentos filtrados, y a su pareja David Miranda, líder de una campaña para que Brasil le dé asilo.

“Brasil es uno de los pocos países con fuerza para darle asilo”, expresó Miranda.

“Si el Gobierno brasileño le está agradecido por las revelaciones, es lógico protegerlo”, expresó Greenwald, quien hasta octubre trabajaba para el diario británico The Guardian.

El Ministerio de Relaciones Exteriores afirmó no tener ningún pedido oficial de asilo de Snowden, y que solo comentará el caso si este se produce. El Gobierno ha indicado, no obstante, que es difícil que un pedido de asilo sea atendido.

Repercusiones. Responsable de filtrar documentos confidenciales de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) sobre operaciones de espionaje de EE. UU. en el mundo, Snowden elogió en la carta la reacción de Brasil de fuerte crítica al espionaje, que considera inspiradora.

La presidenta Dilma Rousseff ha denunciado –en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y en su país– el espionaje estadounidense, que, según revelaciones de prensa con base en las filtraciones de Snowden, afectó las comunicaciones de la propia mandataria, la petrolera estatal Petrobrás y a ciudadanos brasileños.

Tras las denuncias, Rousseff canceló una visita de Estado a Washington en octubre. Asimismo, y junto a Alemania, Brasil presentó en la ONU un proyecto de resolución sobre el derecho a la privacidad en la era digital.

La carta de Snowden se divulgó un día después de que un juez estadounidense dio por primera vez un revés al programa de vigilancia de la NSA, al estimar que las escuchas a ciudadanos privados quebrantan su privacidad a un grado probablemente inconstitucional.

La Casa Blanca, en tanto, rechazó el lunes el negociar con Snowden –acusado de espionaje en Estados Unidos– a cambio de los documentos sustraídos.

Etiquetado como: