Presidente deberá mantener réditos económicos en su tercer periodo

 14 octubre, 2014
Cientos de simpatizantes del mandatario reelecto de Bolivia, Evo Morales, celebraron el domingo en la plaza Murillo, frente al palacio presidencial en La Paz, los resultados parciales de las elecciones. | AFP
Cientos de simpatizantes del mandatario reelecto de Bolivia, Evo Morales, celebraron el domingo en la plaza Murillo, frente al palacio presidencial en La Paz, los resultados parciales de las elecciones. | AFP

La Paz. AFP y EFE. El presidente Evo Morales, quien se alzó con un aplastante triunfo que le dio un tercer mandato consecutivo, enfrenta ahora grandes desafíos para la transformación de Bolivia, el país de mayor crecimiento en la región, pero aún sumido en la pobreza, el atraso y la impunidad.

El [[BEGIN:INLINEREF LNCVID20141013_0005]]fuerte aval[[END:INLINEREF]] que consiguió Morales en las urnas, con una victoria por encima del 60% de los votos, según resultados provisionales, respondió en gran medida a la bonanza económica que vive el país, pero que el Gobierno no tiene asegurado que pueda mantener, dijeron analistas a la AFP.

“Lograr la continuidad del crecimiento económico es ahora uno de los mayores retos del Gobierno, pues eso le asegura la estabilidad social y política”, dijo el analista Marcelo Silva, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Mayor San Andrés (estatal).

Bolivia, hasta hace poco referencia de la pobreza en Suramérica, tiene un crecimiento estimado para este año que podría alcanzar el 6,5%, el mayor en la región, según el Ministerio de Economía, pero no dispone a corto plazo del mismo contexto internacional favorable por la baja de los precios de materias primas.

“El país necesita cambiar la matriz económica para generar bienestar sostenible”, consideró Gustavo Pedraza, consultor en política y economía en Santa Cruz. “Bolivia debe dejar de ser dependiente de la extracción de recursos naturales para ir a un sistema de producción con valor agregado que genere empleos de calidad”, señaló el analista.

Con 62% de su población indígena y campesina, en Bolivia el 80% de los trabajadores son informales, comerciantes, agricultores y mineros que no tributan.

Retraso. Morales, de 54 años, sacó una amplia ventaja de casi 40 puntos sobre su inmediato contendor, el empresario Samuel Doria Medina, según sondeos a boca de urna.

Los resultados oficiales se retrasaron por supuestas amenazas de piratas informáticos y problemas de logística, manifestó ayer el Tribunal Supremo Electoral (TSE). Pese a ello, varios Gobiernos latinoamericanos felicitaron al presidente por su “arrollador” triunfo.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, fue uno de los primeros en felicitarlo y dijo que obtuvo una “gran victoria” para los pueblos de Suramérica. También los Gobiernos de Cuba, Francia, Argentina y El Salvador saludaron su triunfo.

Doria Medina llegaba a algo más del 20% de los votos, según cálculos sobre el 100% de la votación.

La oposición teme que el dominio del Congreso pueda animar al Gobierno a proponer una reforma constitucional para incorporar la reelección indefinida.

En el poder desde el 2006, el primer presidente indígena de Bolivia logró ampliar la base de apoyo en el país con un triunfo que se extendió a ocho de los nueve departamentos; solo perdió en Beni. El Gobierno sorprendió al ganar por primera vez en Santa Cruz (este), motor económico de Bolivia y donde se concentraba la oposición más dura a su política.

Etiquetado como: