22 febrero, 2016

La Paz

El presidente de Bolivia, Evo Morales, espera que el voto leal de sus bases de indígenas y pobres pueda revertir las cifras extraoficiales que lo dan como perdedor en el referendo del domingo sobre una reforma para aspirar a gobernar hasta 2025.

Según el vicepresidente Álvaro García, Morales "está a la expectativa del proceso" electoral y confía en que los resultados "se modifiquen de una manera drástica debido al voto en el exterior y comunidades alejadas".

El mandatario, que gobierna Bolivia desde 2006, se pronunciará al respecto este lunes en una conferencia de prensa.

La red de televisión ATB (encuestadora Ipsos) dio un triunfo al No por 52,3%, mientras Unitel (Mori) le otorgó un 51%. El voto por el Sí recabó 47,7% y 49% respectivamente, según datos de un conteo rápido de una selección representativa de las actas de voto.

Los resultados oficiales iban más lentos: el Órgano Electoral Plurinacional (OEP) reportó al 27% que el No se imponía con el 63,51% frente al Sí que registraba el 36,49%, resultados aún insuficientes como para marcar la tendencia final del escrutinio.

El voto duro de Morales está en el área rural, cuyos resultados tardan en llegar, además del voto en el exterior, que según García puede cambiar las cosas en medio punto porcentual.

"Confiamos en que los resultados van a ser favorables al MAS (Movimiento Al Socialismo, el partido de Morales) porque es el partido de los pobres, de los humildes, de la gente que vive más alejada y es ahí donde se va a manifestar nuestra fuerza", sentenció.

El vicepresidente hizo notar que "en estos recuentos rápidos no se toma en cuenta el voto en el exterior, ni las actas de los barrios más alejados ni de las comunidades más alejadas donde el MAS tiene un mayor porcentaje de votación".

Por ello, dijo, "la victoria se va a definir en las próximas horas" y criticó a la oposición por haber celebrado prematuramente un triunfo sobre datos extraoficiales.

Según el gobierno "estamos ante un clarísimo empate técnico electoral", añadió García. Y sostuvo tener fundadas esperanzas de que los votos de bolivianos en Argentina y Brasil (cerca de 25.000 sufragios) y de poblados lejanos del altiplano, no contemplados en el recuento rápido, le darán la victoria al Sí.

Unos 6,5 millones de bolivianos votaron en el país el domingo, mientras otros 300.000 en el exterior.

De confirmarse los resultados extraoficiales, sería la primera derrota electoral directa de Morales en sus diez años en el poder, aunque en 2015 su partido ya perdió plazas clave en los comicios municipales. Ello le obligaría a dejar la banda presidencial a inicios de 2020, cuando termine su tercer mandato.

Etiquetado como: