17 agosto, 2016
Evo Morales recibió honores de los militares ayer, durante la inauguración de la escuela militar “antiimperialista” en Warnes, Bolivia.
Evo Morales recibió honores de los militares ayer, durante la inauguración de la escuela militar “antiimperialista” en Warnes, Bolivia.

Warnes

"¡Patria o muerte!", la divisa de la revolución cubana, sonó fuerte en la inauguración ayer de la escuela militar "antiimperialista" de Bolivia. Es el signo del cambio en ese colectivo castrense, cuya fama de golpista le acompañó en la última mitad del siglo XX.

La Escuela Juan José Torres, que debe su nombre al expresidente militar que en 1970 expulsó al Cuerpo de Paz estadounidense y luego fue derrocado y asesinado por la Triple A en Argentina, será paso obligado para ascender al grado de capitán. Este año tendrá 100 alumnos.

Hace 34 años que Bolivia goza de libertades democráticas. dijo el general Gonzalo Durán, jefe de las tres fuerzas militares, y ninguno de sus camaradas jóvenes conoce lo que es un golpe de Estado.

"El imperialismo, por sus intereses ideológicos, políticos y económicos, hizo que las Fuerzas Armadas se enfrentaran con su pueblo en tiempos de dictadura", expresó en el acto de apertura del centro, impulsada por el presidente Evo Morales, amigo de Cuba y crítico de Estados Unidos.

Las Fuerzas Armadas –acusadas por sus detractores de más de un centenar de golpes desde el inicio de la República en 1825– deben ahora, según Durán, promover "la descolonización, la igualdad de género, la interculturalidad y la inclusión social".

Para mantener la convicción antiimperialista, sostuvo, "hay que promover un cambio en la formación de nuestros cuadros".

La escuela funciona en Warnes, una población cercana a Santa Cruz, en el predio donde iba a estar la escuela militar del Alba, un proyecto frustrado en el 2011, y reflotado vanamente en el 2015 por el presidente venezolano, Nicolás Maduro.