3 enero, 2015

Honolulú, EE. UU. AP. Estados Unidos sancionó ayer a Corea del Norte, en el primer acto público de represalia por el ataque cibernético contra los estudios Sony Pictures Entertainment.

El presidente Barack Obama firmó el viernes la orden ejecutiva con la que autorizó el castigo. Aunque Estados Unidos ya ha penalizado a Corea del Norte por su programa nuclear, estas son las primeras acciones punitivas contra Pionyang por presuntos ciberataques .

El gobierno de Obama informó de que las sanciones afectan a tres entidades norcoreanas, entre ellas una oficina de inteligencia del Gobierno y un traficante de armas.

Estados Unidos también castigó a 10 personas que trabajan para esas entidades o el Gobierno de Pionyang, informó el Departamento del Tesoro.

Dos enormes estatuas, de Kim Il Sung (izq.) y Kim Jong-il, dominan este espacio público en Pionyang. La dinastía Kim gobierna desde 1945. | AP
Dos enormes estatuas, de Kim Il Sung (izq.) y Kim Jong-il, dominan este espacio público en Pionyang. La dinastía Kim gobierna desde 1945. | AP

“La orden no está dirigida a la población de Corea del Norte, sino más bien al gobierno de Corea del Norte y sus actividades, que amenazan a Estados Unidos y a otros”, escribió Obama en una carta a los líderes de ambas cámaras del Congreso.

Sony Pictures inicialmente suspendió el estreno de la cinta, citando las amenazas de ataques terroristas contra las salas de cine de Estados Unidos que proyectaran el filme. Obama criticó la decisión de Sony, pero luego los estudios estrenaron la película el mes pasado.

Un apagón de casi 10 horas afectó a los sitios web de Corea del Norte la semana pasada, lo que provocó conjeturas generalizadas de que Estados Unidos había lanzado un contraataque de represalia, pero la Casa Blanca no confirmó ni negó que Estados Unidos fuese el responsable.

Estados Unidos prometió una respuesta proporcional al ataque cibernético contra Sony Pictures, pero advirtió de que su respuesta sería “en el momento y a manera a nuestra elección”.

En virtud de las sanciones, los afectados tienen prohibido utilizar el sistema financiero de Estados Unidos, y los estadounidenses tienen prohibido hacer negocios con ellos.