Washington tiene especial interés en afianzarse en el sector de la electricidad

 6 agosto, 2014

Washington. AFP. El presidente Barack Obama anunció ayer $33.000 millones en nuevas inversiones de Estados Unidos en África –dinero público y privado–, al tiempo que urgió a los líderes del continente a mejorar el ambiente para los negocios y frenar la corrupción.

Obama dijo que las empresas estadounidenses planean invertir $14.000 millones en nuevas inversiones y $12.000 millones para el crucial sector energético africano.

Estados Unidos, junto con el sector privado, el Banco Mundial y el Gobierno sueco, otorgarán $26.000 millones para el programa Power Africa, que busca duplicar el acceso a la electricidad en el África subsahariana.

“La conclusión es que Estados Unidos está haciendo una inversión a largo plazo en el progreso africano”, manifestó durante la cumbre EE. UU.-África que se celebra en Washington.

La inmigración ilegal de africanos hacia Europa es constante. La Marina italiana rescató a 1.400 personas y las llevó al puerto de Salerno. | AFP
La inmigración ilegal de africanos hacia Europa es constante. La Marina italiana rescató a 1.400 personas y las llevó al puerto de Salerno. | AFP

Aporte de africanos. Empero, subrayó que los líderes del continente tienen que poner de su parte.

“El dinero es una cosa. Los programas de desarrollo y los proyectos son una cosa. Pero las leyes, la reforma regulatoria, el buen gobierno: estas cosas importan incluso más”, advirtió Obama. “La gente debería ser capaz de comenzar un negocio y enviar sus artículos sin tener que pagar un soborno o contratar al primo de alguien”.

Tras una primera jornada el lunes dedicada a la democracia y los derechos humanos, la cumbre Estados Unidos-África se centró en su segundo día en el objetivo principal de la reunión: comercio e inversiones con el continente de crecimiento más alto del mundo –5,8% para el 2015–, según el FMI.

La secretaria de Comercio, Penny Pritzker, dijo que Estados Unidos trabajará para fortalecer los lazos comerciales. “El momento de hacer negocios en África ya no es dentro de cinco años (...), es ahora”, expresó, y agregó que ello traería beneficios a ambas partes.

Interés de EE. UU. A Washington también le interesa que las empresas se beneficien de los 350 millones de consumidores de clase media africanos, dijo.

De su lado, el secretario del Tesoro, Jacob Lew, instó a África a desarrollar mercados de capitales “más seguros y más abiertos” para “favorecer las inversiones” y “desarrollar el comercio” para “crear empleos aquí y en África simultáneamente”.

“África atrajo más de $50.000 millones en flujos de capitales en el 2012”, recordó, y agregó que para sacar partido a ese acceso al financiamiento, África debe “continuar con sus reformas económicas" generando "un clima de inversión más hospitalario y previsible”.

Estados Unidos busca, sobre todo, quedarse con buena parte del sector eléctrico en África, la construcción de plantas de generación de energía e instalaciones de distribución que, aseguran, impulsarán más el crecimiento económico.

General Electric, que ya cuenta con una destacada presencia en África, anunció el lunes que planeaba invertir $2.000 millones en la construcción y ensamblado de equipos para petróleo y otras industrias, y en la capacitación en materia de salud y otros sectores.

Estados Unidos tiene mucho retraso en materia de comercio e inversiones en África con respecto a la Unión Europea, y China, que tiene sed de materias primas .

En el 2013, los intercambios comerciales entre África y Pekín alcanzaron $210.000 millones, más del doble de los $ 85.000 millones entre Washington y el continente.