25 febrero, 2016
Edificios destruidos se apreciaban el martes en la ciudad libia de Bengasi donde unidades del Ejército, con apoyo de combatientes civiles, irrumpieron y expulsaron a yihadistas del Estado Islámico.
Edificios destruidos se apreciaban el martes en la ciudad libia de Bengasi donde unidades del Ejército, con apoyo de combatientes civiles, irrumpieron y expulsaron a yihadistas del Estado Islámico.

Washington

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, dijo el jueves que pretende tomar “muy pronto” una decisión sobre si definir formalmente como genocidio las masacres cometidas por el Estado Islámico (EI) contra la minoría yazidí en Irak, y posiblemente también contra los cristianos en ese país y en Siria.

“Voy a intentar tomar esta decisión muy, muy pronto” , aseguró Kerry en una audiencia ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes estadounidense.

Según medios estadounidenses, el Departamento de Estado lleva algunos meses evaluando si calificar de genocidio los asesinatos masivos de yazidíes, una minoría religiosa de entre 500.000 y 700.000 personas concentrada sobre todo en el noroeste de Irak, a los que el EI ha prometido eliminar de la faz de la tierra.

Ese enfoque ha generado múltiples críticas de congresistas estadounidenses, que piden que se aplique también esa denominación a los cristianos asesinados por el grupo en Irak y Siria y posiblemente a otras minorías religiosas.

No incluir a los cristianos “sería un acto de negación tan grave como la falta de reconocimiento por parte de Estados Unidos del genocidio en Ruanda” en 1994, afirmó en la audiencia el congresista republicano Chris Smith.

Kerry replicó que la decisión de recurrir a la definición legal de genocidio “requiere mucha verificación de datos” , y que hace pocas semanas pidió a la oficina legal del Departamento de Estado que evalúe si puede aplicarse a las matanzas de cristianos.

La designación como genocidio puede tener implicaciones prácticas, dado que Estados Unidos es parte de la convención de la ONU contra el genocidio, aprobada en 1948.

Ese tratado llama a los Estados a “castigar” el genocidio, definido como actos “comprometidos con la intención de destruir, por completo o en parte, un grupo nacional, étnico, racial o religioso” .

En 1994, el Gobierno de Bill Clinton se resistió a emplear la etiqueta “genocidio” en el caso de Ruanda por temor a que eso le obligara a tomar medidas concretas, según aseguró en el 2002 la actual embajadora de EE.UU. ante la ONU, Samantha Power.

En el 2004, el entonces secretario de Estado, Colin Powell, calificó el asesinato de miles de personas en la región sudanesa de Darfur como genocidio, la primera vez que EE.UU. usó ese término durante un conflicto activo.

No obstante, el Departamento de Estado aseguró entonces que esa determinación no obligaba legalmente a Estados Unidos a intervenir, y representaba más bien un motivo de presión moral.

Fuentes del Gobierno estadounidense dijeron el miércoles al portal de noticias Yahoo News que la designación de genocidio en el caso de los cristianos es complicada, y que se están planteando definir las masacres contra ese grupo como “crímenes contra la humanidad” .

La razón es que, mientras que el EI ha declarado abiertamente su intención de destruir a los yazidíes, no ha hecho declaraciones tan explícitas contra los cristianos, a pesar de cometer múltiples asesinatos.

“Estamos tratando de explicar que 'crímenes contra la humanidad' no es una medalla de bronce” ni es mucho menos rotundo que el término “ genocidio ” , dijo un funcionario de EE.UU. a Yahoo News.

En abril del año pasado, el Gobierno de Barack Obama fue objeto de críticas por negarse a utilizar el término “genocidio” para describir la matanza de cientos de miles de armenios por el Imperio otomano en 1915, de la que se cumplían entonces cien años, ante la actitud negacionista de Turquía.

Etiquetado como: