También deberá cerrar los consulados honorarios en Michigan y Houston

 19 marzo, 2014
Un hombre rescata a una niña hallada ayer entre los escombros de un edificio destruido por explosivos lanzados desde helicópteros en Alepo. | AFP
Un hombre rescata a una niña hallada ayer entre los escombros de un edificio destruido por explosivos lanzados desde helicópteros en Alepo. | AFP

Washington AFP y AP. El Gobierno estadounidense ordenó a Siria, ayer suspender las actividades de su Embajada y consulados en Estados Unidos, y exigió que los empleados a abandonen el país.

No obstante los tres años de guerra civil en Siria y el apoyo de Estados Unidos a la oposición y a los rebeldes armados , ambos países no han roto oficialmente sus relaciones diplomáticas.

Sin embargo, Estados Unidos cerró su representación diplomática en Damasco en febrero del 2012, por razones de seguridad.

La Embajada siria en Washington continuaba teniendo una reducida actividad para garantizar algunos servicios consulares.

En un comunicado, el recién nombrado embajador estadounidense en Siria, Daniel Rubinstein, indicó : “Estados Unidos notificó hoy al Gobierno sirio que debía suspender inmediatamente las operaciones de su Embajada en Washington y sus consulados honorarios en Troy (Michigan, centro) y Houston (Texas, sur)”.

“Los diplomáticos sirios de la Embajada y los consulados honorarios no tienen más el derecho de ejercer funciones diplomáticas o consulares y aquellos que no sean ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes deben abandonar Estados Unidos”, de acuerdo con la decisión oficial.

Esta medida se tomó, según el diplomático, después de que “la Embajada siria anunciara la suspensión de sus servicios consulares”, dando a entender que, en tal caso, no hay razón para mantener Embajada y consulados abiertos.

Gobierno de atrocidades. “Tomando en cuenta las atrocidades perpetradas por el régimen (del presidente Bashar al Asad) contra el pueblo sirio, hemos considerado inaceptable que individuos nombrados por el régimen realicen operaciones diplomáticas o consulares en Estados Unidos”, insistió Rubinstein.

Sin embargo, precisó, “a pesar de las diferencias entre nuestros gobiernos, Estados Unidos continúa manteniendo relaciones diplomáticas con el Estado sirio, como una expresión de nuestros vínculos de larga data con el pueblo sirio y que esperamos que se prolonguen después de la salida del poder de Bashar al-Asad”.

Rubinstein remplazó el lunes a Robert Ford como embajador de Estados Unidos en Siria, en momentos en que el conflicto entra en su cuarto año y que no hay perspectivas de alcanzar una solución diplomática por el momento.

La orden del martes no debería afectar la misión de Siria ante las Naciones Unidas, aunque el Departamento de Estado impuso a principios de mes limitaciones al embajador en Nueva York.

Gira por Asad. Aunque el comunicado de Rubinstein no dice nada al respecto, estadounidenses de origen sirio se han quejado de que el embajador Bashar Jafari intenta dividir su comunidad viajando por Estados Unidos en una gira en respaldo del gobierno de Asad.

Luego de tres años de guerra que han costado la vida a unos 146.000 personas, Asad se aferra al poder y pretende postularse para un nuevo período presidencial.

Etiquetado como: