Preocupación por gran intensidad de la violencia y ‘pérdida de vidas inocentes’

 21 julio, 2014

Washington y otras procedencias. AP, EFe y AFP. El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, viajará de nuevo hoy a Oriente Medio en momentos que el gobierno del presidente Barack Obama trata de impulsar esfuerzos regionales por implementar un alto el fuego y después de un domingo sangriento en Gaza .

El Departamento de Estado dijo que Kerry viajaría a primeras horas del lunes a Egipto, donde se unirá a gestiones diplomáticas para reanudar una tregua acordada en noviembre del 2012.

Lo hará luego de que ayer calificó de “infernal” la operación militar de Israel ese territorio palestino y consideró urgente actuar para lograr una distensión.

La ofensiva –agregó– “está escalándose significativamente. Tenemos que ir allí. Pienso que deberíamos ir esta noche (domingo). Es una locura quedarse sentado sin hacer algo”, dijo en una conversación telefónica privada escuchada por periodistas antes de una entrevista en televisión .

Al menos 130 palestinos murieron en Gaza el domingo, el día más mortífero desde el inicio de la ofensiva israelí, el 8 de julio, que cobró ya la vida de 469 palestinos, la mayoría de ellos civiles.

Israel, por su parte, sufrió ayer sus peores bajas cuando 13 soldados fallecieron mientras participan en la contienda en el barrio de Shahaiya, en la ciudad de Gaza.

Según fuentes castrenses, las tropas fueron objeto, de madrugada, de una emboscadas que les tendieron los miliacianos islamistas de ese paupérrimo sector. Entre los caídos figuran dos comandantes de la unidad.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, expresó el domingo que la ofensiva de su país continuará “el tiempo que sea necesario” para poner fin a los ataques desde la Franja contra civiles de su país.

Entrevistado ayer por el programa This Week , de la cadena de televisión ABC, afirmó que el grupo radical islamista Hamás, que no reconoce la existencia de Israel y jura destruirlo, es responsable por las muertes de civiles.

Añadió: “Lo que Hamás hace es, cínicamente, colocar sus cohetes en túneles, bajo las casas, en hospitales, en escuelas (...). Usan a sus civiles como escudos humanos”.

Mucha sangre. En este contexto, el viaje de Kerry se justifica por la preocupación profunda de Estados Unidos y sus aliados “ante el riesgo de una intensificación de la violencia y la pérdida de más vidas inocentes”, puntualizó la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, en un comunicado emitido el domingo por la tarde.

Horas antes, el presidente Barack Obama expresó su inquietud por el “número creciente de muertos” en el conflicto de Gaza en una conversación telefónica –la segunda en tres días– con Netanyahu.

Kerry, quien no ocultó su consternación por lo que está ocurriendo en Gaza, asimismo responsabilizó a Hamás por la continuación de las hostilidades y acusó al grupo palestino de rechazar “obstinadamente” todos los esfuerzos en pos de concretar una tregua.

Un soldado israelí se muestra jubiloso mientras avanza en un tanque Merkava, a lo largo de la fontera entre Israel y la franja de Gaza. | AFP
Un soldado israelí se muestra jubiloso mientras avanza en un tanque Merkava, a lo largo de la fontera entre Israel y la franja de Gaza. | AFP

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también dejó ver su preocupación. Desde Doha, Catar, llamó a Israel a “hacer mucho más” para no causar víctimas entre la población civil.

La búsqueda de una tregua sigue a la que fue ayer la más cruenta jornada en la ofensiva de Israel por impedir los ataques con cohetes desde el territorio de Gaza.

La batalla del domingo en Shahaiya comenzó cuando tropas israelíes, apoyadas por tanques, entraron a ese barrio, donde hallaron una “enorme” resistencia de los combatientes de Hamás, quienes dispararon cohetes antitanques, granadas autopropulsadas y fuego de armas automáticas desde casas y edificios, puntualizó el teniente coronel Peter Lerner, portavoz del Ejército israelí.

Esa batalla terrestre costó la vida a 65 palestinos y 13 militares de Israel.