Washington había prometido revisar colaboraciones luego de la caída de Mursi

 9 octubre, 2013

Washington. EFE. El Gobierno de Estados Unidos anunció ayer que decidió congelar parte de la ayuda militar y económica a Egipto, después de “recalibrar” la asistencia estadounidense, en lo que supone un giro drástico en la política hacia ese país, aliado estratégico.

Tras una revisión ordenada por el presidente Barack Obama, a raíz del derrocamiento del presidente egipcio, Mohammed Mursi, Estados Unidos suspenderá la entrega de “ciertos sistemas militares a gran escala y asistencia económica al Gobierno, a la espera de un progreso creíble” hacia elecciones “libres y justas”, dijo en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

Aunque Psaki no precisó el monto de la ayuda recortada, la cifra podría ser de centenares de millones de dólares, principalmente en ayuda militar, dentro de un volumen global de $1.500 millones.

Fuentes allegadas a la Administración Obama indicaron a la prensa que el Gobierno prevé suspender una transferencia de $260 millones al contado y otros $300 millones en garantías de préstamo. También suspenderá la entrega de helicópteros Apache y cazas F-16, además de misiles antinavíos Harpoon y repuestos de tanques, precisaron.

De acuerdo con la vocera del Departamento, EE. UU. “quiere que Egipto tenga éxito”. “Creemos que la alianza entre EE. UU. y Egipto será más fuerte cuando Egipto sea representado por un gobierno civil elegido democráticamente, con base en el imperio de la ley, libertades fundamentales y una economía abierta y competitiva”.

Cientos de egipcios encendieron velas ayer durante una protesta con motivo del segundo aniversario de la represión militar contra manifestantes ubicados fuera del edificio de la televisión estatal de Egipto, en El Cairo. | AP.
Cientos de egipcios encendieron velas ayer durante una protesta con motivo del segundo aniversario de la represión militar contra manifestantes ubicados fuera del edificio de la televisión estatal de Egipto, en El Cairo. | AP.

La funcionaria manifestó, por otra parte, que Washington continuará su asistencia para la seguridad fronteriza de Egipto, operaciones antiterroristas, y la seguridad en la península del Sinaí, además de asistencia “en áreas como salud, educación y desarrollo del sector privado”.

También mantendrá sin modificaciones el suministro de recambios para equipos militares estadounidenses y la ayuda para la educación y capacitación militar, dijo.

Por su parte, el secretario de Defensa de EE. UU., Chuck Hagel, telefoneó ayer al jefe del Ejército de Egipto, Abdel Fatá al-Sisi, para discutir la decisión de Washington, según fuentes de la Administración.

En agosto, Obama ordenó una revisión de la ayuda de EE. UU. a Egipto, y el anuncio de ayer supone un giro drástico de Washington en su relación con Egipto, un aliado clave en esa región.

No obstante, después de la suspensión de parte de la ayuda, el Gobierno de Washington sigue sin declarar que la destitución de Mursi el pasado 3 de julio, fue un golpe de Estado. Mursi, quien está detenido en un lugar secreto desde entonces, deberá comparecer ante un tribunal el próximo 4 de noviembre para responder a los cargos de incitar a la violencia y el homicidio.

Etiquetado como: