14 abril, 2016
Combatientes chiitas iraquíes de las Unidades de Movilización Popular se movilizaban el martes en la población de Baiji, al norte de Tikrit, mientras combatían junto con el Ejército para tratar de recuperar esta ciudad, en poder del Estado Islámico.
Combatientes chiitas iraquíes de las Unidades de Movilización Popular se movilizaban el martes en la población de Baiji, al norte de Tikrit, mientras combatían junto con el Ejército para tratar de recuperar esta ciudad, en poder del Estado Islámico.

Los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) se hicieron con el control de varias localidades de la provincia de Alepo (norte de Siria) junto a la frontera turca, informó este jueves el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La provincia de Alepo es teatro de combates cada vez más violentos en varios frentes, lo que amenaza la frágil tregua negociada por Rusia y Estados Unidos, y que estaba siendo globalmente respetada desde el 27 de febrero.

También podrían tener consecuencias en la nueva ronda de conversaciones que se celebra en Ginebra en vistas de un acuerdo de paz.

"Se están produciendo intensos combates entre los rebeldes y el EI, tras un avance de los yihadistas que han tomado el control de seis pueblos cerca de la frontera turca", indicó el OSDH.

La más importante de esas localidades es Hiwar Kallis, situada a un kilómetro de la frontera, subrayó Rami Abdel Rahman, director del OSDH que posee una vasta red de informantes en toda Siria.

En las últimas semanas, los combates entre el EI y los rebeldes se han intensificado cerca de la frontera, y también entre el resto de bandos en el conflicto.

Desde el domingo han muerto más de un centenar de combatientes entre soldados, milicianos prorrégimen, yihadistas y rebeldes, según el OSDH.

Desde 2011, Siria es escenario de un conflicto que ha dejado más de 270.000 muertos y ha convertido en desplazada o refugiada a la mitad de la población del país.