27 mayo
Familiares de las víctimas del atentado terrorista.
Familiares de las víctimas del atentado terrorista.

El Cairo

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó este sábado el ataque perpetrado contra cristianos coptos que dejó 29 muertos, entre ellos numerosos niños, en el centro de Egipto, según su agencia de propaganda Amaq.

"Un destacamento de seguridad del EI perpetró un ataque este viernes 26 de mayo en Minia contra un autobús que trasladaba a coptos", declaró el EI.

El último balance del ataque es de 29 muertos, según la oficina del primer ministro Sherif Ismail. El ministerio de Salud había indicado el viernes que una "gran cantidad" de niños figuraba entre las víctimas.

Según el ministerio de Interior, los atacantes, armados y enmascarados, llegaron a bordo de tres pick-up y dispararon contra el autobús que iba hacia el monasterio de San Samuel, en la provincia de Minia, a unos 200 km al sur de El Cairo. Luego del ataque se dieron a la fuga.

En respuesta, la aviación egipcia bombardeó campos de entrenamiento de yihadistas en Derna, en la vecina Libia. Testigos en el lugar afirmaron que se habían efectuado cuatro ataques aéreos en esa ciudad, controlada por una milicia próxima a Al Qaida.

Un portavoz de los Muyahidines de Majlis en Derna, la milicia pro Al Qaida, aseguró que el bombardeo del viernes no causó víctimas.

Una fuerza aérea libia que goza del apoyo de Egipto, bajo el control del caudillo militar Jalifa Haftar, aseguró por su parte que había participado en el ataque y que el bombardeo había causado "grandes pérdidas".

El EI reivindicó atentados suicidas contra dos iglesias coptas. A principios de abril un ataque contra una iglesia al norte de El Cairo dejó 45 muertos y, en diciembre, un atentado contra otro templo copto en la capital egipcia provocó la muerte de 29 personas.

La presidencia decretó luego el estado de emergencia por tres meses y acusó a los yihadistas de sembrar división en el país.

Los coptos constituyen la comunidad cristiana más importante y una de las más antiguas de Oriente Medio. Representan un 10% de los 90 millones de egipcios.

Este ataque causó repudio mundial, y el papa Francisco lo condenó como un acto "bárbaro".

Etiquetado como: