31 mayo, 2016

Bagdad

El grupo yihadista Estado Islámico oponía este martes una firme resistencia a las fuerzas iraquíes que tratan de avanzar hacia el centro de la ciudad de Faluya, donde la situación de decenas de miles de civiles bloqueados suscita gran preocupación.

Las fuerzas gubernamentales, apoyadas por la aviación de la coalición internacional liderada por Estados Unidos y conducidas por la unidad de élite iraquí de antiterrorismo, entraron este lunes en Faluya, en el octavo día de su ofensiva para arrebatar al EI esta ciudad situada a 50 km al oeste de Bagdad.

Pero según los expertos, la batalla se anuncia larga y difícil, ya que el grupo extremista ésta bien anclado en Faluya desde la conquista en enero de 2014 de esta ciudad, uno de los dos principales feudos yihadistas en Irak junto con Mosul (norte).

Después de entrar en Faluya a través de tres rutas, las fuerzas iraquíes realizaron su avance más significativo en el sur, donde llegaron a la periferia de Naimiyah.

Según el general Abdelawahab al Sadi, comandante de la operación militar, "cerca de 100 yihadistas fuertemente armados" lanzaron este martes un gran contraataque en este sector. Pero las fuerzas iraquíes lograron frenarlos, matando a 75 yihadistas, afirmó.

Esta cifra no pudo ser confirmada y el comandante iraquí no proporcionó un balance de posibles víctimas del lado gubernamental.

El consejero provincial Rajeh Barakat afirmó que las fuerzas iraquíes continuaron avanzando después del contraataque "frenado con el apoyo aéreo de la coalición internacional y de la aviación iraquí".

Las fuerzas iraquíes, con ayuda de consejeros militares norteamericanos, preparaban desde hace meses la batalla de Faluya , tomada por los yihadistas cinco meses antes de la gran ofensiva que les permitió en junio de 2014 apoderarse de otras regiones del país como Mosul, asediando progresivamente la ciudad.

Un habitante, que dijo llamarse Abu Mohamed al Dulaimi, contactado por teléfono por la AFP, declaró que los residentes deseaban que las fuerzas iraquíes recuperaran el control de la ciudad pero que temían la reacción de los yihadistas en caso de fracaso.

Desde el principio de la ofensiva el 23 de mayo para reconquistar Faluya , miles de civiles consiguieron huir de los sectores periféricos. Pero cerca de 50.000 se encuentran aún en el centro de la ciudad.

Según el secretario general del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC), Jan Egeland, "se está produciendo una catástrofe humanitaria en Faluya , donde las familias están atrapadas entre los beligerantes sin posibilidad de salir de forma segura".

En un comunicado, Egeland reiteró la necesidad de establecer pasillos de evacuación seguros para los civiles "antes de que sea demasiado tarde".

El EI se encuentra bajo una enorme presión militar. Las fuerzas kurdas iraquíes llevan a cabo desde hace unas semanas una ofensiva avanzando al este de la ciudad de Mosul, la capital de facto de los yihadistas en Irak.

Del otro lado de la frontera, en Siria, las fuerzas árabokurdas sirias atacan al EI en el norte de la provincia de Raqa (norte) —controlada en gran parte por los yihadistas— donde avanzan lentamente después de haber reconquistado una decena de poblados.

En respuesta a esta ofensiva, el EI lanzó un asalto contra los rebeldes en la provincia limítrofe de Alepo, amenazando a decenas de miles de desplazados que se encuentran asediados por los combates.

Y en la ciudad siria de Idleb (noroeste), controlada por los yihadistas de al-Qaeda y rebeldes, al menos 23 civiles murieron y decenas resultaron heridos el lunes en los bombardeos aéreos rusos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La guerra en Siria en la que están implicados el régimen del presidente Bashar al-Asad, los rebeldes, los yihadistas y actores regionales e internacionales, ha dejado más de 280.000 muertos desde 2011 y millones de desplazados, provocando una enorme crisis humanitaria.

Etiquetado como: