Por: Maricel Sequeira 7 septiembre, 2014
| PABLO MONTIEL
| PABLO MONTIEL

Esta semana, el mundo fue notificado del asesinato de un segundo periodista estadounidense en Siria por parte del Estado Islámico (EI). Steven Sotloff fue decapitado el martes, 13 días después de su colega James Foley. El EI usa la estrategia de horrorizar al mundo para alejar a sus enemigos y hacerse temer. Y lo logra. ¿De dónde surgió ese grupo islamista? ¿Por qué tanta violencia y por qué jóvenes occidentales se unen al yihadismo? A estas y otras preguntas responde en esta entrevista el doctor Zidane Zéraoui, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, México.

¿Dónde y en qué momento nace el Estado Islámico?

El Estado Islámico nace como al-Qaeda del Medio Oriente, a raíz de la invasión de EE. UU. y el proceso de descomposición en Irak. Cuando empieza el conflicto sirio , el movimiento se traslada a Siria sin el consentimiento de Ayman al-Zawahiri, líder de al-Qaeda. “A raíz de esta divergencia, el líder de la milicia, Abu Bakr al-Bagdadi, rompe con al-Qaeda y toma el nombre de Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL). Esta fue su primera metamorfosis. Cuando consolidó su espacio en Siria, en el noreste, siguió con su expansión en Irak.

”Desde enero, el EIIL empezó el proceso de consolidación en Irak, sobre todo con la toma de Faluya, en el corazón sunita . Su espectacular ofensiva del 8 de junio sobre Mosul convierte al grupo en un actor importante. Ahí decide asumir el nombre de Estado Islámico (EI)”.

¿Cuál es su objetivo?

Claramente, Bagdadi lo que tiene en la mira es construir un gran Estado sunita, en las regiones sunitas de Siria e Irak, en el corazón de Oriente Medio. ¿Puede lograrlo? Sí, porque los sunitas tanto de Irak como de Siria tienen un fuerte resentimiento contra el gobierno de Bashar al-Asad, sunita alauita, y en Irak contra el gobierno del chiita Nuri al-Maliki.

¿Es el EI, como dice EE. UU., el grupo terrorista más amenazante de la actualidad, incluso más que al-Qaeda?

Son amenazas distintas. Al-Qaeda se ha concentrado en organizar atentados, no en controlar un territorio o país, esa es la gran diferencia con EI. Obviamente un Estado radical como lo está planteando el EI, es mucho más amenazador que un movimiento como al-Qaeda. EI no está planteando hacer atentados fuera de Oriente Medio, su objetivo es construir un Estado islámico basado en un sistema autoritario, pero, sobre todo, radical en el sentido de eliminación física de todo grupo que no sea árabe sunita, como es el caso de los cristianos o los yazidíes.

”Como amenaza general, diría que al-Qaeda es más amenaza porque actúa en un espacio sin límite, pero si pensamos en un Estado islámico que podría desestabilizar a los países vecinos, y por qué no, generar un conflicto armado con Israel, entonces estamos hablando de otra cosa. Son dos fenómenos muy distintos”.

¿Es un riesgo para Occidente?

Es un riesgo para la humanidad. La matanza de yazidíes, porque los consideran adoradores de satán, la eliminación de los cristianos... por ese simple hecho es una amenaza. Es una amenaza para los intereses occidentales porque si llegara a tomar el control de Siria, los intereses occidentales desaparecerían.

”Si logra tomar el control de Irak, que es mucho más importante que Siria desde un punto de vista estratégico y petrolero, estamos hablando de una amenaza mayor. Y no quiero hablar de una posible desestabilización de Arabia Saudita, que sería una catástrofe económica global porque estaríamos hablando de la mitad del petróleo del mundo en juego. Sin embargo, no veo posible esa consolidación. Tampoco veo que el EI pueda lograr obediencia como califato.

Se culpa parcialmente a Occidente por la inestabilidad del mundo islámico. ¿Es válido seguir con ese discurso para justificar las desgracias de esta región?

Es importante ver la responsabilidad que cada uno tiene en esta crisis. Gran Bretaña y Francia, entre otros, crearon Estados en función de sus intereses, inestables, con minorías en el poder para poder controlarlos. En Irak, Gran Bretaña puso a un rey sunita árabe, una minoría del 20% para controlar el país y esto ha generado todo este conflicto interno, porque cuando tenemos a una minoría en el poder, en frente hay una mayoría que acumula resentimientos.

”Francia hizo lo mismo con Siria, poniendo al poder a la minoría sunita de los alauitas. Este modelo que los occidentales han creado no podía evolucionar hacia una democracia. La herencia de esto es que quienes han subido al poder han tenido que mantenerse con regímenes dictatoriales, porque son minorías y una minoría no puede aceptar la regla de la democracia porque pierde.

”Esto ha conllevado la consolidación de dictaduras en Siria, Irak y casi todos los países de Oriente Medio, excepto las monarquías, que tienen otro esquema. En este caso hablamos de tribus, familias en el poder, como en el caso de Arabia Saudita donde el país lleva el nombre del fundador. Eso es lo que tenemos como telón de fondo. ¿Qué es lo que los mismos países han agregado? La corrupción, el enriquecimiento de las familias en el poder. Frente a esto el gran desempleo que hay de las capas educadas de la población”.

¿Fue la Primavera Árabe una oportunidad perdida?

Cuando estalla la Primavera Árabe, todas estas estructuras se empiezan a desmoronar, pero no hay una nueva que las sustituya. Y no las hay porque los regímenes autoritarios, apoyados por Occidente para que cumplieran el rol de contener el islamismo, no permitieron que surgieran. No hay partidos políticos que puedan reconstruir y los países caen en el caos como sucedió con Yemen, Siria, Irak, Libia y Egipto, que no ha logrado una transición porque los únicos con arraigo popular son los islamistas.

¿Cómo se explica que donde se han realizado elecciones triunfen los islamistas?

Los únicos movimientos que tienen arraigo en el mundo islámico, porque han hecho un trabajo de fondo a nivel social, son los islamistas. La razón es muy sencilla: los partidos políticos son ilegales, están prohibidos. Los partidos religiosos, si no pueden existir libremente, se convierten en movimiento social o religioso. Usan la religión para hacer trabajo político. Los islamistas actúan como movimientos religiosos, muchos han aceptado moderar sus reivindicaciones y colaborar con los Gobiernos, como la Hermandad Musulmana en Egipto. La religión es usada como instrumento de acercamiento a las masas y finalmente el discurso es: si somos musulmanes, no somos corruptos; si somos musulmanes, tenemos que ser solidarios. Entonces la diferencia entre partido e islam desaparece y esa es la fuerza que tienen estos movimientos que logran triunfos electorales.

Y con esa experiencia, ¿aún se prohíbe la formación de partidos políticos?

Desde 1991 Argelia permite los partidos, aunque hay fraude permanente, en cualquier elección. Tras el estallido social, solo en dos países ha habido cambios significativos y son monarquías: Jordania y Marruecos. Partidos comunistas solo existen en ellos.

”A raíz de la Primavera Árabe, ambos países suavizaron la monarquía, sobre todo Marrueco, que pasó de ser una monarquía absoluta a una constitucional, un salto cualitativo muy importante. Ganó en elecciones un partido islamista moderado y no hay problema porque la figura del rey es fuerte. En otros países no se ha visto porque los dictadores no pueden abrir el sistema, un dictador no lo puede hacer porque se cae”.

El EI tiene cerca de 12.000 combatientes extranjeros, muchos de ellos europeos o estadounidenses. ¿Por qué atraen los yihadistas a los jóvenes occidentales?

El mundo occidental enfrenta una crisis, no solo económica, sino de valores, una crisis cultural. Muchos jóvenes se sienten atraídos hacia los sistemas totalitarios porque ahí las cosas están más claras, tienen un objetivo más claro. Aunque son sistemas violentos, responden a un ideal, y esto llena el vacío que genera el mundo occidental.

”Estos grupos llenan y encuadran al joven, que se siente parte de una familia, de una organización que lo está sosteniendo y no un individuo perdido en el mundo capitalista, de un individualismo deshumanizado.

”En Occidente vemos el regreso de grupos de extrema derecha. El objetivo que lleva a un joven a entrar a uno de esos grupos es el mismo que lo lleva a entrar al yihadismo. Es un fenómeno creciente”.

¿Tienen las prácticas del EI y de otros grupos yihadistas, de extrema crueldad y violencia, un antecedente en alguna parte?

Muchas veces nos olvidamos de la historia, como si pasara sin dejar huella. Tenemos que recordar que todos estos movimientos basados en una fe ciega se convierten en intolerantes. La Inquisición por ejemplo, o la Reconquista, hicieron lo mismo que está haciendo el EI, una limpieza total de la sociedad. Los movimientos impulsados por una renovación de la fe siempre van a actuar de la misma manera: ‘El que no piense como yo está equivocado, o lo mato o tiene que huir’. Muchos huyen del Estado islámico, los judíos y musulmanes tuvieron que huir de España, de los que se quedaron muchos fueron a parar a la hoguera. La historia siempre nos recuerda que cometemos los mismos errores, una y otra vez.

Usted me habla de la Inquisición, que se inició en el siglo XV. ¿Está el mundo islámico en el siglo XV?

El mundo islámico llegó al siglo XXI y retrocedió al siglo XV. Cuando Occidente estaba en el siglo XV el mundo islámico estaba en el siglo XXI: tolerante, impulsor de la ciencia, del desarrollo, de la medicina, del arte, de la filosofía. Hoy día, y esto lo relaciono con la crisis misma del mundo islámico –aunque no en todo– regresamos a prácticas del pasado. EI está siguiendo prácticas del siglo XV y eso es una desgracia porque muestra una imagen falsa del islam. El islam no es el EI ni al-Qaeda, el islam son 1.400 millones de personas y tiene países donde se practica la democracia, como Indonesia, Malasia o Turquía.

¿De dónde obtienen estos grupos las armas y el financiamiento?

Oriente Medio es la zona más sobrearmada del planeta y, por lo tanto, de mayor tráfico. En el caso de EI, cuando entraron a Mosul (Irak) el Ejército salió corriendo y dejaron todo su armamento. Por otra parte, estos grupos han logrado generar un sistema de recaudación: donaciones de millonarios, saudíes que dan dinero porque no quieren tener problemas o creen en este islam radical, secuestros, tráfico de drogas y mercancías, impuesto a las poblaciones; todo esto les permite tener fondos impresionantes.

¿Podría terminar Irak dividido en tres países?

Hay una propuesta en ese sentido que presentó Condoleezza Rice en el 2003. Propuso crear un Irak chiita, uno sunita y el kurdo , pero esa división tiene sus complicaciones. El chiita y el sunita podrían sobrevivir, pero un Estado kurdo independiente no puede existir en Oriente Medio porque Turquía no lo va a permitir, para evitar que los 12 millones de kurdos que hay en su territorio busquen una alternativa semejante.