Según Pentágono, puede ser derrotado si se lo ataca en Siria e Irak a la vez

 22 agosto, 2014

Washington. AFP. El Pentágono reconoció por primera vez ayer que el Estado Islámico (EI), verdugo del periodista estadounidense James Foley, va “más allá” de cualquier otra amenaza terrorista conocida hasta el momento.

El EI es más “sofisticado y mejor financiado que cualquier otro grupo que hayamos conocido. Va más allá que cualquier otro grupo terrorista”, declaró el secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, tras una conferencia de prensa organizada 28 horas después de la difusión de un video que muestra la decapitación de James Foley por un yihadista.

El EI puede ser detenido y eventualmente derrotado si se lo persigue en Irak, pero también será necesario en Siria, manifestó –por su parte– Martin Dempsey, el general estadounidense de más alta graduación.

“Esta es una organización con una visión estratégica apocalíptica que eventualmente debe ser derrotada”, dijo Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto. “¿Puede ser derrotada sin apuntar también a la parte de esa organización que está en Siria? La respuesta es no”.

Estados Unidos mantuvo la presión el jueves sobre los yihadistas del EI, mediante el lanzamiento de nuevos ataques aéreos en el norte de Irak.

Siguen ataques. Aviones estadounidenses realizaron seis nuevos ataques contra posiciones de los insurgentes en los alrededores de la estratégica represa de Mosul, la segunda mayor ciudad del país, recuperada el domingo del control del EI por fuerzas kurdas e iraquíes.

El presidente francés, François Hollande, pidió una amplia movilización internacional. “Esto no es solo un grupo terrorista como por desgracia hemos conocido: disperso, esparcido, con varios jefes; es una organización terrorista que ha decidido esclavizar, aniquilar, destruir”, afirmó.

“Si el mundo no se organiza en relación con este grupo, habrá otras imágenes horribles”, sostuvo Hollande en referencia a su propuesta de una próxima conferencia internacional “contra el EI y para la seguridad en Irak”.

Intento fallido. El Pentágono reveló también que había lanzado sin éxito una operación en julio para rescatar a los rehenes estadounidenses en manos del EI. En un video que mostraba el asesinato de James Foley, los radicales amenazan con ejecutar a un segundo rehén estadounidense, Steven Sotloff, también periodista, si continúan los bombardeos.

La operación fracasó “porque los rehenes no estaban presentes” donde creían los servicios de inteligencia estadounidense.

Es la primera vez que Estados Unidos divulga una operación de este tipo sobre suelo sirio desde el principio del conflicto armado, en marzo del 2011. Según la página web de noticias GlobalPost , para la cual entre otros sitios trabajaba Foley, sus secuestradores habían pedido un rescate de 100 millones de euros ($132 millones).

Obama consideró que el EI, que busca establecer un califato en Irak y Siria, “no tiene lugar en el siglo XXI” y que el grupo islamista radical “no habla en nombre de ninguna religión”.