2 septiembre, 2015

Damasco. AFP. El grupo Estado Islámico (EI) arrasó una de las joyas de la humanidad que representaba el templo de Bel en la ciudad antigua de Palmira , en Siria, un “crimen intolerable contra la civilización”, afirmó este martes la Unesco .

“La destrucción de Palmira es un crimen intolerable contra la civilización, pero nunca borrará los 4.500 años de historia de Siria”, declaró la directora general de la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Irina Bokova, en un comunicado de prensa.

“Han matado Palmira” se lamentó, por su lado, el director de las Antigüedades de Siria, Maamun Abdelkarim, tras la difusión, horas antes, de fotos satelitales de Naciones Unidas, que confirmaron la destrucción del mayor templo del lugar.

“Era el más hermoso símbolo de Siria. Y lo hemos perdido para siempre” añadió. “Es el último acto antes de la destrucción completa de Palmira”.

El lunes por la noche, el Instituto de las Naciones Unidas para Formación Profesional e Investigaciones (Unitar) declaró poder “confirmar la destrucción del principal edificio del templo de Bel, además de una fila de columnas colindante”, tras comparar imágenes satelitales obtenidas antes y después de una potente explosión registrada ese mismo día.

.
.

En una imagen de satélite del 27 de agosto, se ve el templo, una estructura rectangular rodeada de columnas, cuya construcción acabó en el siglo II. En otra foto del lunes, solo son visibles unas columnas situadas en un extremo del emplazamiento.

El EI se había apoderado, el 21 de mayo, de Palmira , ubicada 205 kilómetros al este de Damasco, luego de haber expulsado a las fuerzas gubernamentales, suscitando, de inmediato, los peores temores sobre el futuro del patrimonio sirio.

El templo de Bel, conocido como la “perla del desierto”, era –sin duda– el templo más impresionante de Palmira.

A su vez, Estados Unidos condenó la destrucción del templo. “Las tentativas de EI por eliminar las riquezas de la cultura y la historia de Siria, están condenadas al fracaso”, manifestó el vocero del departamento de Estado, Mark Toner.

El 23 de agosto, EI destruyó totalmente con explosivos el templo de Baal Shamin derribando la “cella” (parte cerrada del templo) y las columnas contiguas se desplomaron. Unos días después, EI difundía imágenes del templo reducido a un montón de escombros.