22 abril, 2015

Madrid

Maduro se comprometió a entregarle a Obama una carta en la que se reclama la reparación de los daños causados
Maduro se comprometió a entregarle a Obama una carta en la que se reclama la reparación de los daños causados

El gobierno español decidió este miércoles llamar a consultas a su embajador en Venezuela, tras considerar 'intolerables' las declaraciones del presidente Nicolás Maduro acusando al jefe del gobierno español de apoyar una conjura internacional.

"Los calificativos que utilizan las autoridades, nunca el pueblo venezolano, son absolutamente intolerables", dijo el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo, a los medios en los pasillos del Congreso.

"Teniendo en cuenta lo que se ha producido y el grado de irritación verbal que he visto en el presidente Maduro, he decidido convocar a consultas a nuestro embajador en Caracas", Antonio Pérez Hernández, añadió el jefe de la diplomacia española.

El presidente venezolano acusó el martes al jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, de estar "detrás de una conjura internacional para derrocar el gobierno constitucional que presido".

Maduro insistió en que Rajoy, a quien volvió a calificar de "racista", colabora con el "terrorismo" en Venezuela y que desde España "se financia y se apoya logística y diplomáticamente una conspiración".

El presidente venezolano añadió que Rajoy pertenece a "un grupo de corruptos, de bandidos y de ladrones y que prácticamente todos sus compañeros de gobierno" están enjuiciados o presos por corrupción.

El pasado día 15, el gobierno español ya convocó al embajador venezolano en España para expresarle su malestar por unas declaraciones de Maduro en las que acusaba a Rajoy de "racista" al día siguiente de que el Congreso de los Diputados español aprobara una resolución en la que pedía la liberación inmediata de los líderes opositores venezolanos Leopoldo López y Antonio Ledezma, así como de otros políticos encarcelados en el país.

López, acusado de incitar a la violencia en las protestas de principios de 2014 contra el gobierno de Maduro que dejaron 43 muertos, se encuentra en la prisión militar de Ramo Verde, a unos 30 kilómetros de Caracas, desde febrero de 2014.

En la misma cárcel se halla el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, detenido el 19 de febrero pasado acusado de presuntos delitos de conspiración.