28 julio, 2015
 Fotografía del 26 de mayo de 2015 cedida por Agencia Brasil (ABr) del presidente de la empresa estatal brasileña Eletronuclear Othon Luiz Pinheiro da Silva
Fotografía del 26 de mayo de 2015 cedida por Agencia Brasil (ABr) del presidente de la empresa estatal brasileña Eletronuclear Othon Luiz Pinheiro da Silva

Brasilia

La corrupción enquistada en la petrolera brasileña Petrobras se replicó en la también estatal de energía Eletrobras, informó este martes la justicia, que detuvo al presidente de su subsidiaria Eletronuclear y lanzó una nueva operación para investigar más fraudes millonarios.

La investigación detectó pagos de sobornos en el proceso de licitación para construir la usina nuclear Angra3, ubicada en Angra dos Reis, 150 km al sur de Rio de Janeiro.

Según el escrito del juez, Eletronuclear (subsidiaria de Eletrobras) adoptó medidas para restringir la competencia, "lo que llevó al éxito en el concurso de las empresas Camargo Correa, UTC Engenharia, Odebrecht, Andrade Gutierrez, Queiroz Galvão, Techin y EBE, que forman el Consorcio Angramon".

"Para evitar la concertación fraudulenta de versiones entre los investigados", el juez Sergio Moro decretó la prisión preventiva del presidente de Eletronuclear, Othon Luiz Pinheiro da Silva (apartado del cargo desde abril), y del ejecutivo de Andrade Gutiérrez Flávio David Barra, presidente de AG Energia.

Eletronuclear es responsable por la generación del 3% de la energía eléctrica consumida en Brasil.

Pinheiro da Silva recibió alrededor de 4,5 millones de reales (alrededor de $1,3 millones) en sobornos de parte de las empresas, informó la fiscalía en una conferencia de prensa en Curitiba (Paraná, sur de Brasil).

El presidente de Eletronuclear pidió licencia de su cargo en abril, cuando la prensa local filtró las primeras informaciones sobre presuntas irregularidades en los contratos y pago de sobornos.

"La corrupción en Brasil es endémica y está en proceso de metástasis", afirmó este martes el fiscal Athayde Ribeiro Costa.

De acuerdo con la investigación del llamado "Petrolao" las principales constructoras de Brasil formaron un cártel para manipular licitaciones de Petrobras mediante el pago de sobornos a directivos de la estatal vinculados a partidos políticos, que luego eran distribuidos entre los confabulados. La tasa media de los sobornos variaba entre 1% y 3% del valor de cada contrato, según la justicia.

Por este caso también está detenido el hasta hace poco tesorero del gobernante Partido de los Trabajadores Joao Vaccari, acusado de ser el articulador financiero en la red de corrupción de la fuerza a la que pertenece la presidenta Dilma Rousseff en la red de corrupción.

Las ramificaciones políticas del "Petrolao" mantienen en vilo al país y le están cobrando un peaje muy elevado a la popularidad de Rousseff, que cayó a 7,7%.

La justicia también investiga a 13 senadores, 22 diputados y dos gobernadores en funciones en el marco de este caso.

Etiquetado como: