También, según informes de la seguridad, 62 miembros de al-Qaeda fueron abatidos en la jornada durante los combates

 3 enero, 2014

Bagdad (AFP).

Treinta y dos civiles murieron este viernes en las ciudades iraquíes de Ramadi y Faluya, al oeste de Bagdad, en los enfrentamientos entre tribus locales apoyadas por la policía y combatientes de al-Qaeda.

Hombres armados de las tribus locales y la policía iraquí vigilan las calles durante los choques violentos en la ciudad de Ramadi. Las fuerzas especiales iraquíes luchan por retomar el control de Faluya, en manos de Al Qaeda. | AFP.
Hombres armados de las tribus locales y la policía iraquí vigilan las calles durante los choques violentos en la ciudad de Ramadi. Las fuerzas especiales iraquíes luchan por retomar el control de Faluya, en manos de Al Qaeda. | AFP.

También, según informes de la seguridad, 62 miembros de al-Qaeda fueron abatidos en la jornada durante los combates.

Varios niños y mujeres figuran entre las víctimas de esos enfrentamientos, afirmó un representante del ministerio del Interior.

Los combatientes de al-Qaeda habían tomado el control de varios sectores en esas dos ciudades de la provincia de Al Anbar esta semana.

Las ciudades de Ramadi y Faluya fueron este viernes escenario de nuevos enfrentamientos entre las fuerzas tribales suníes y policías, y combatientes del EIIL, que habían tomado el control de algunos sectores en las dos ciudades.

La provincia de Al Anbar, cuya población es mayoritariamente sunita, se convirtió en el último año en el bastión de la contestación contra el primer ministro Maliki, acusado de acaparar el poder y marginar a esta comunidad.

Etiquetado como: