27 mayo, 2016
El general Orlando Ramón Agosti (derecha), comandante de la Fuerza Aérea argentina; teniente general Jorge Rafael Videla (centro), presidente de facto, y almirante Emilio Massera, miembros de la primera Junta Militar que tomó el poder en marzo de 1976.
El general Orlando Ramón Agosti (derecha), comandante de la Fuerza Aérea argentina; teniente general Jorge Rafael Videla (centro), presidente de facto, y almirante Emilio Massera, miembros de la primera Junta Militar que tomó el poder en marzo de 1976.

Buenos Aires

El plan un plan de represión de políticos y activistas izquierdistas, que fue coordinado y llevado a cabo por las dictaduras militares de Argentina, Chile, Paraguay, Bolivia, Uruguay y Brasil, país que tuvo una participación más secundaria, y que operó entre mediados de la década de 1970 y principios de los 80.

¿En qué consistió el Plan Cóndor?

Con un mundo dividido por la Guerra Fría, las dictaduras sudamericanas acordaron a partir de 1975 intercambiar información sobre dirigentes políticos, sindicalistas, estudiantes y todo individuo sospechoso de ser izquierdista con el objetivo de eliminar actividades que denominaban como “terroristas” y marxistas en el continente. De acuerdo con documentos desclasificados, varias agencias del Gobierno de Estados Unidos estuvieron al tanto del accionar represivo.

La segunda fase del plan consistió en la conformación de equipos especiales transnacionales para el secuestro y detención de los “objetivos”, que eran sometidos a feroces interrogatorios y sesiones de tortura en siete prisiones clandestinas que funcionaron en dependencias militares o policiales de Argentina, Paraguay, Uruguay y Chile.

Luego, los disidentes podían ser entregados, o no, a su país de origen para su posterior desaparición física.

Una tercera fase, más sofisticada, apuntó a exterminar a destacados dirigentes políticos que podían influir en la opinión pública internacional contra los regímenes militares de la región. Estas operaciones especiales tuvieron lugar en otros países de América y de Europa. Un caso emblemático fue el de Orlando Letelier, el canciller del gobierno Salvador Allende, asesinado en Washington, con una bomba colocada en su automóvil en setiembre de 1976.

El entonces director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), George Bush, luego presidente de Estados Unidos, dejó trascender que se trataba de un ajuste de cuentas entre grupos de izquierda. Posteriores investigaciones determinaron la responsabilidad de la Dirección de Inteligencia chilena (DINA) y de miembros de la organización anticastrista Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias Unificados, cuyos miembros, en su mayoría, fueron entrenados por la CIA.

¿Quiénes fueron los principales ideólogos del Plan Cóndor y quiénes, sus ejecutores?

Los dictadores Augusto Pinochet, de Chile; Alfredo Stroessner, de Paraguay; Hugo Bánzer, de Bolivia; Jorge Videla, de Argentina, y Juan María Bordaberry, de Uruguay. Si bien ningún enviado de Brasil firmó el acta constitutiva, se comprobó la cooperación en su territorio para el secuestro y asesinato de opositores de los otros países.

¿Cuántas víctimas cobró el Plan Cóndor?

De acuerdo con un informe del Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos de Unesco, publicado en el 2015, las víctimas del plan fueron 376 personas: 177 uruguayos, 72 argentinos, 64 chilenos, 25 paraguayos, 15 peruanos, 12 bolivianos, cinco brasileños, tres cubanos, dos estadounidenses y un español. De la cifra total de 376, 219 permanecen desaparecidos y 38 fueron hallados sin vida.

Etiquetado como: