25 febrero, 2016

Caracas

El gobierno venezolano ordenó este jueves una reducción en los horarios de trabajo de los empleados públicos, eso como medida de ahorro de energía, debido a la sequía que afecta la generación hidroeléctrica del país.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, participó este lunes en un acto de gobierno en la ciudad de Caracas, Venezuela. | EFE
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, participó este lunes en un acto de gobierno en la ciudad de Caracas, Venezuela. | EFE

Además, las autoridades pidieron a sus dependencias disminuir el consumo de energía eléctrica en sus instalaciones.

El decreto, dado a conocer por el presidente Nicolás Maduro, fija un horario especial laboral de 7:30 a. m. a 1 p. m.; sin embargo, se aclara que las dependencias y oficinas de atención al público y los servicios esenciales quedan excluidos.

La medida se mantendrá hasta que se dé una nueva orden verbal o escrita.

Asimismo, los entes públicos y gubernamentales deberán reducir su consumo al menos en un 30%.

Las autoridades argumentan que Venezuela está siendo afectada por el fenómeno climatológico de El Niño, que ha "disminuido severamente" las lluvias en el país, por lo que afirman que esto ha mermado la capacidad de generación hidroeléctrica.

El gobierno ordenó que "se haga una jerarquización del balance energético nacional, para garantizar el suministro de combustible al parque de generación eléctrica térmica".

El año pasado, el gobierno ya había tomado una medida similar de cambios en el horario de trabajo de empleados públicos, ante una ola de calor que acentuó el consumo eléctrico.

Venezuela vivió una dura crisis eléctrica en el 2010 y padece constantes apagones en las provincias, ya que tiene vigente una orden para que los centros comerciales presten servicio en horario reducido de siete horas al día en caso de que no puedan autogenerar su electricidad durante cuatro horas diarias.

Las fallas en el servicio eléctrico han afectado a Caracas en las últimas semanas, contándose dos apagones el pasado lunes y martes que afectaron el este y el oeste de la capital.