El fiscal pidió el enjuiciamiento de 12 labriegos por los delitos de homicidio doloso, asociación criminal e invasión de inmueble

 24 julio, 2013

Asunción

La defensa de los campesinos imputados por la matanza de Curuguaty (noreste de Paraguay) de junio de 2012 inició hoy miércoles la presentación de pruebas para rebatir las acusaciones del fiscal, en la que está prevista sea la última jornada de la audiencia preliminar del caso.

La abogada María del Carmen Morales, una de las defensoras de once de los 12 campesinos para los que el fiscal Jalil Rachid ha pedido apertura de juicio oral, comenzó hoy con la exposición de pruebas para fundamentar su petición de anulación de la causa.

Un grupo de campesinas paraguayas protestan hoy durante el sétimo día de audiencia preliminar del caso Curuguaty en Asunción. La defensa de los campesinos imputados por la matanza, ocurrida en junio de 2012, inició hoy la presentación de pruebas para rebatir las acusaciones del fiscal.
Un grupo de campesinas paraguayas protestan hoy durante el sétimo día de audiencia preliminar del caso Curuguaty en Asunción. La defensa de los campesinos imputados por la matanza, ocurrida en junio de 2012, inició hoy la presentación de pruebas para rebatir las acusaciones del fiscal.

Seis policías y once campesinos murieron el 15 de junio de 2012 en un tiroteo durante una operación policial de desalojo de “sin tierras” en una finca de Curuguaty cuya propiedad está en disputa entre el Estado y la familia del empresario y fallecido líder colorado Blas N. Riquelme.

La matanza originó una crisis política que desembocó en la apertura de un juicio en el Senado al entonces presidente paraguayo, Fernando Lugo, quien fue destituido por mal desempeño de sus funciones.

Según la investigación que Rachid concluyó en diciembre pasado, la Policía fue víctima de una emboscada campesina en Curuguaty.

El fiscal ha pedido el enjuiciamiento de 12 labriegos por los delitos de homicidio doloso, asociación criminal e invasión de inmueble.

La jornada final de la audiencia estaba prevista para el día de ayer pero la jueza decidió suspenderla porque la hija de pocos meses de la acusada, Dolores López, se encontraba hospitalizada.

Tras la exposición de los defensores, le tocará responder al fiscal Rachid, y después la jueza deberá decidir si eleva la causa a juicio oral.