La raíz de yuca, un alimento básico en muchas dietas de África occidental, subió un 150%

 2 septiembre, 2014
1,3 millones de personas en Guinea, Liberia y Sierra Leona necesitarán ayuda para poder alimentarse en los próximos meses
1,3 millones de personas en Guinea, Liberia y Sierra Leona necesitarán ayuda para poder alimentarse en los próximos meses

Dakar

Los alimentos en los países afectados por el ébola son cada vez más caros y empezarán a escasear más debido a que muchos agricultores no podrán tener acceso a los campos, advirtió el martes la agencia alimentaria de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El brote de ébola que afecta a África occidental ha matado a más de 1.500 personas en Guinea, Liberia, Sierra Leona y Nigeria, y las autoridades han acordonado ciudades enteras en un intento por detener la propagación del virus. Los países vecinos han cerrado las fronteras terrestres y muchas aerolíneas han suspendido los vuelos desde y hacia los países afectados. Los puertos marítimos están viendo menos actividad, restringiendo las exportaciones de alimentos hacia los países más afectados.

Varios de esos países —Guinea, Liberia y Sierra Leona— dependen de los granos importados para alimentar a su población, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) .

En un mercado de Monrovia, la capital liberiana, el precio de la raíz de yuca, un alimento básico en muchas dietas de África occidental, subió 150%.

“Incluso antes del brote de ébola, los hogares de algunas de las zonas afectadas ya gastaban hasta el 80% de sus ingresos en alimentos” , dijo Vincent Martin, quien coordinan la respuesta de la agencia a la crisis.

“Ahora estos últimos aumentos en los precios están poniendo los alimentos totalmente fuera de su alcance” .

La ONU ha dicho que 1,3 millones de personas en Guinea, Liberia y Sierra Leona necesitarán ayuda para poder alimentarse en los próximos meses.

Es casi seguro que la situación empeore, agregó la FAO, debido a que las restricciones de movimiento impiden que los agricultores acudan a los campos, justo cuando la cosecha de arroz y maíz debe comenzar en unas semanas.

Etiquetado como: