Expertos vaticinan que la recuperación tardará al menos un año

 14 septiembre

La Habana

Cuba aún cuantifica los daños provocados por el huracán Irma, pero ONG y agencias de la ONU anticipan meses delicados para la isla, que necesitará ayuda internacional para salir de esta situación.

Su paso fue excepcional por su intensidad y magnitud, con 13 de las 15 provincias del país afectadas, según el Consejo Nacional de Defensa. Irma fue el más potente de los huracanes que han azotado directamente a Cuba desde 1932.

"Las provincias centrales de Camagüey, Ciego de Ávila y Villa Clara fueron las más afectadas", señala Jérôme Faure, representante de Oxfam, ONG que asiste a Cuba en materia de prevención de catástrofes naturales.

Soldados cubanos limpian escombros, el 12 de setiembre, dejados por el paso del huracán Irma en La Habana, Cuba.
Soldados cubanos limpian escombros, el 12 de setiembre, dejados por el paso del huracán Irma en La Habana, Cuba.

Aunque los daños de Irma aún se evalúan, autoridades cubanas y observadores extranjeros apuntan a la agricultura, el turismo y la vivienda como los tres sectores más golpeados.

"Muchas infraestructuras agrícolas, campos y almacenes se han visto afectados", comenta la directora del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en Cuba, Laura Melo, quien señala al banano y la caña de azúcar entre los cultivos más castigados.

"En algunas provincias del oriente del país como Ciego de Ávila, afectadas por la sequía, el huracán aportó mucha agua, lo que es una muy buena noticia. Pero hubo mucha destrucción, con consecuencias previsibles en la producción, la oferta en los mercados y la situación de las familias que viven de la agricultura", agrega Melo.

En materia de turismo, "el boom probablemente sufrirá un impacto", debido al número de hoteles y casas de renta que resultaron dañadas, explica a su vez Faure, preocupado por un sector que venía registrando crecimiento de dos cifras desde 2015.

El ministro de Turismo, Manuel Marrero, asegura que los hoteles de los paradisíacos islotes de la costa norte, fuertemente azotados por Irma, estarán listos para mediados de diciembre, cuando comienza la temporada alta. Pero muchos son escépticos, sobre todo por las imágenes de devastación que circulan en redes sociales.

"Cuba tiene uno de los sistemas de prevención y respuesta contra huracanes más eficaces en la región", explica Faure y afirma que "los daños pudieron haber sido mayores" si no se hubiesen adoptado medidas como las de retirar antenas wifi y telefónicas, proteger cosechas, y almacenar agua y comida en las zonas de riesgo.

"Cuba fue más golpeada de lo que se esperaba inicialmente, pero los mecanismos de prevención funcionan muy bien", dice Melo. "Hubo 10 muertos, pero en relación con el impacto del huracán, esto es mínimo. La capacidad de movilización es extraordinaria", apunta.

El director en Cuba de la ONG Care, Richard Paterson, elogia "el énfasis hecho en la protección de la vida humana, que (el gobierno) dirige a las personas más vulnerables" con el objetivo de que vayan a centros de evacuación o casas de familiares o amigos.

Pero "la temporada de huracanes no ha terminado y existe un gran riesgo de que esta situación se repita", advierte Melo, subrayando que "es importante responder a la urgencia, pero también pensar en prepararse en caso de otro huracán".

"Lo más importante ahora es garantizar el suministro de alimentos, agua y electricidad", dijo Paterson, quien estima que el retorno a la normalidad podría tomar un mes en algunas zonas.

Pero Irma también "afectó sectores importantes para la economía, y esto puede pesar aún más en el costo de la recuperación que debe ser alto", destaca Melo pensando más a largo plazo.

Un cubano limpia las calles durante las tareas de limpieza que siguieron al paso del huracán Irma en La Habana, el 12 de setiembre de 2017.
Un cubano limpia las calles durante las tareas de limpieza que siguieron al paso del huracán Irma en La Habana, el 12 de setiembre de 2017.

"Cuba no tiene el mismo nivel de desarrollo que las islas apoyadas por Francia, por ejemplo, así que se espera que la solidaridad expresada se concrete de forma masiva, pues la isla ya atraviesa un momento difícil desde el punto de vista económico, con un crecimiento de apenas 1,1% en el primer semestre del año", indica Faure.

"Empresas públicas y privadas fueron impactadas, y se requiere una inversión importante. Además, Cuba es frágil debido a la situación que enfrenta su principal aliado, Venezuela", concluye.

Por todo lo anterior, Paterson estima que "pasará al menos un año para que Cuba se recupere".

Etiquetado como: