Los cuerpos presentaban impactos de bala en la cabeza o en el tórax

 9 julio, 2014
Manifestantes corean consignas en respaldo al Estado Islámico de Irak y el Levante al tiempo que portan banderas de al-Qaeda enfrente de la sede del Gobierno regional en la ciudad de Mosul.
Manifestantes corean consignas en respaldo al Estado Islámico de Irak y el Levante al tiempo que portan banderas de al-Qaeda enfrente de la sede del Gobierno regional en la ciudad de Mosul.

Las fuerzas de seguridad iraquíes descubrieron este miércoles los cuerpos de 53 hombres, maniatados y ejecutados, cerca de Hilla, en el centro de Irak, informaron fuentes policiales y médicas.

Los cuerpos presentaban impactos de bala en la cabeza o en el tórax, según una fuente policial y un empleado de la morgue. Este último estimó que la muerte de las víctimas se remontaba a por lo menos una semana.

Según las dos fuentes, los motivos de la matanza no están claros.

Aunque la provincia de Babil, cuya capital es Hilla, ha sido escenario de combates desde la ofensiva lanzada hace un mes por insurgentes sunitas, no hubo enfrentamientos en la zona en la que aparecieron los cadáveres.

Los insurgentes sunitas, liderados por los yihadistas ultrarradicales del Estado Islámico (EI), se apoderaron de extensas zonas de territorio en el norte, el oeste y el este de Irak.

El ejército tiene dificultades para recuperar terreno pese a la ayuda de milicias chiitas.

La violencia ha obligado a cientos de miles de personas a huir de sus casas.

Además, en el plano político, el proceso de formación de un gobierno está estancado. El parlamento saliente de las legislativas de abril ha aplazado dos sesiones importantes.

El país vive bajo fuertes tensiones interconfesionales entre chiitas, mayoritarios, y sunitas. También territoriales, ya que los kurdos piden la secesión.

Etiquetado como: