Israel cerró varios accesos luego de los combates cerca de la línea de demarcación

 2 septiembre, 2014
Cascos azules vigilaron ayer la provincia de Kuneitra, Siria, desde un punto de observación en el monte Bental, en los altos del Golán. | AFP
Cascos azules vigilaron ayer la provincia de Kuneitra, Siria, desde un punto de observación en el monte Bental, en los altos del Golán. | AFP

Altos del Golán. AFP. Los soldados sirios y los insurgentes islamistas combatieron ayer en los altos del Golán, cerca de la línea de demarcación con Israel, mientras Naciones Unidas redoblaba sus esfuerzos para liberar a los 44 cascos azules retenidos por los rebeldes.

Los combates se dieron a unos 100 metros de la línea de demarcación, lo que obligó al [[BEGIN:INLINEREF LNCVID20140901_0003]]Ejército israelí[[END:INLINEREF]] a cerrar el acceso a algunas zonas.

Varias granadas de mortero impactaron cerca de la línea de demarcación a primera hora de ayer, y los combatientes intercambiaron disparos de cohetes, mortero y tanques a poca distancia del paso de Kuneitra, tomado la semana pasada por los yihadistas.

Israel había cerrado el área alrededor del cruce después que un agente resultó herido por disparos procedentes de Siria el miércoles, cuando los insurgentes, liderados por el Frente al-Nosra, tomaron el control, en el sector ocupado por Israel en los altos del Golán.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), dijo que los combatientes de Al-Nosra libraban intensos combates con las tropas de Damasco por el control de la zona de Hamidiyeh, en Kuneitra, último bastión del Ejército allí.

El diario Al Watan , cercano al régimen de Bashar al-Asad, dijo que el Ejército “se enfrentaba con intentos de los combatientes de Al-Nosra y otros grupos terroristas” por el control de Hamidiyeh.

Mientras, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) intentaba localizar y liberar a los 44 cascos azules fiyianos capturados por insurgentes al invadir Kuneitra, 72 filipinos de la misma fuerza escaparon de un asedio a sus posiciones.

Los fiyianos están “seguros”, pero su paradero sigue siendo desconocido, dijo el sábado un oficial militar, que señaló que había contactos con el grupo que los retenía.

De cerca. Israel derribó el domingo un dron procedente de Siria que pasó la línea de demarcación en los altos del Golán, y el Ejército advirtió de que “respondería a cualquier violación de su soberanía”.

El ministro de Defensa israelí, Moshe Yaalon, visitó la región, cuando el Ejército envió refuerzos y desplegó carros armados.

“La tolerancia israelí no debía ponerse a prueba. Estas últimas semanas hemos demostrado que nuestra tolerancia es mínima cuando nuestra integridad es atacada, intencionada o accidentalmente”, alertó Yaalon.

Israel ocupa desde 1967 unos 1.200 km² de la meseta del Golán, y se anexionó en 1981 parte del territorio, una decisión no reconocida por la comunidad internacional.

Los cascos azules de la ONU forman parte de la misión que vigila el alto el fuego entre Israel y Siria en esta estratégica zona desde 1974.