Rebeldes tenían desabastecida de alimentos y medicinas a población chiita

 1 septiembre, 2014

KIRKUK. AFP y EFE. El Ejército iraquí, respaldado por combatientes chiitas y kurdos, rompió ayer el cerco de los yihadistas a la ciudad turcomana chiita de Amerli, donde miles de habitantes llevaban dos meses atrapados y se estaban quedando sin agua ni comida.

Por otra parte, dos atentados suicidas cerca de posiciones de las fuerzas de seguridad, dejaron al menos 10 muertos en Ramadi, ciudad de provincia de al-Ambar.

Los soldados, con apoyo aéreo de los ejércitos iraquí y estadounidense y respaldados por milicianos chiitas y combatientes kurdos, entraron en Amerli, situada a 160 km al norte de Bagdad, en lo que supone una de sus pocas victorias de peso contra los yihadistas del Estado Islámico (EI). “Nuestras fuerzas han entrado en Amerli y han roto el cerco”, aseguró el teniente general Kasem Ata, portavoz de los servicios de seguridad iraquí.

La fuente de la inteligencia militar destacó que la resistencia de la población local pudo impedir que los yihadistas invadieran la ciudad, pese a las ofensivas que lanzaron para ocuparla, y resaltó que una de las batallas entre el EI y los vecinos duró seis horas.

También agregó que las fuerzas iraquíes se basaron en el “elemento sorpresa” y en evitar desplazarse por las carreteras habituales que, según la fuente, estaban llenas de artefactos y minas.

Un combatiente de una milicia chiita dispara un cohete durante los fuertes enfrentamientos contra el Estado Islámico al sur de Kirkuk, Irak. | AFP
Un combatiente de una milicia chiita dispara un cohete durante los fuertes enfrentamientos contra el Estado Islámico al sur de Kirkuk, Irak. | AFP

En la ofensiva militar murieron al menos nueve soldados, dos combatientes voluntarios y cerca de 30 sufrieron heridas, mientras que las fuerzas iraquíes mataron a 16 yihadistas y quemaron varios de sus vehículos.

Los habitantes de Amerli se estaban quedando sin comida y sin medicinas. Por tal razón, el sábado, Estados Unidos, Australia, Francia y Gran Bretaña lanzaron unos 40.000 litros de agua potable y 7.000 raciones de alimentos, de acuerdo con el Pentágono.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) dijo temer una masacre en caso de que los yihadistas continúen ocupando ciudades. El apoyo aéreo, iniciado el 8 de agosto, es la primera acción militar de Estados Unidos en Irak tras el retiro de sus tropas a finales del 2011. Por su parte, el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, viajará a la región tras la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), los días 4 y 5 de setiembre, donde tratará de formar la mayor coalición de naciones posible contra los yihadistas.

Ataques fuera de Irak. El EI, al que la ONU acusa de ‘limpieza étnica’, también lucha en la guerra de Siria que ha provocado la huida de unos 9 millones de habitantes, es decir casi el 50% de la población.

Según una ONG siria, decenas de mujeres de la minoría yazidí , capturadas en Irak, fueron forzadas a convertirse al islam y luego fueron ‘vendidas’ para ser casadas a la fuerza en Siria con combatientes del grupo.

En Siria, donde el conflicto es extremadamente complejo, con la llegada de yihadistas del extranjero, el Frente al-Nosra, la rama local de al-Qaeda, reivindicó el secuestro de 40 cascos azules filipinos, capturados el jueves en los altos del Golán.