La fuerza aérea de Pakistán a menudo tiene como objetivo a supuestos insurgentes y sus escondites en Jyber y en otras zonas del noroeste del país.

 16 octubre, 2014
Personal de seguridad de Pakistán toman posición cerca de las bases aéreas militares tras ataque durante la noche por militantes, en Quetta y que cobró la vida de al menos diez personas.
Personal de seguridad de Pakistán toman posición cerca de las bases aéreas militares tras ataque durante la noche por militantes, en Quetta y que cobró la vida de al menos diez personas.

El ejército de Pakistán dijo que sus cazas de combate atacaron cinco escondites de extremistas en una región tribal del noroeste del país, en la frontera con Afganistán, matando a al menos 21 insurgentes.

El ejército dijo en un comunicado el jueves que los ataques aéreos tuvieron lugar en el valle de Tirah, en la región tribal de Jyber. No ofreció más detalles.

La fuerza aérea de Pakistán a menudo tiene como objetivo a supuestos insurgentes y sus escondites en Jyber y en otras zonas del noroeste del país. Se cree que la región es la zona elegida por talibanes paquistaníes e insurgentes extranjeros para esconderse.

Los últimos ataques se producen un día después de que un suicida matase a cinco personas en un ataque a una reunión de ancianos contrarios a los talibanes en la región de Jyber.

El ejército de Pakistán también está llevando a cabo una importante operación contra insurgentes en la región tribal de Waziristan norte, al sur de Jyber.

Etiquetado como: