Desempeñaba un papel clave como jefe militar del bloque noroccidental

 27 mayo, 2015
Alfredo Alarcón Machad, alias Román Ruiz, al lado de una guerrillera de las FARC. La fotografía la distribuyó ayer el Ejército e Colombia, que no precisó dónde estaba la pareja. | AFP
Alfredo Alarcón Machad, alias Román Ruiz, al lado de una guerrillera de las FARC. La fotografía la distribuyó ayer el Ejército e Colombia, que no precisó dónde estaba la pareja. | AFP

Bogotá. AFP. Un integrante de la plana mayor de las FARC fue ultimado en operaciones militares en el noroeste de Colombia, informaron este martes las autoridades. Se trata de un golpe para esa guerrilla comunista con la que el Gobierno mantiene negociaciones de paz sin un alto el fuego.

Román Ruiz, jefe del bloque noroccidental de las FARC, encargado de finanzas y uno de los miembros del Estado Mayor Central de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) , cayó el lunes en una ofensiva oficial que ha dejado a unos 40 rebeldes muertos en los últimos días.

Durante una operación conjunta entre las Fuerzas Militares y la Policía, el lunes en el municipio Riosucio, del departamento de Chocó, “murió en combates Alfredo Alarcón Machado, alias Román Ruiz, máximo cabecilla del bloque noroccidental de las FARC e integrante del Estado Mayor Central”, confirmó el mayor general Leonardo Pinto, comandante de la VII División del Ejército.

“Además, murieron dos guerrilleros que aún no están identificados”, agregó.

Posición en las FARC. Según el Ejército, Ruiz era “coordinador de estrategia militar en el norte del país” de las FARC, principal y más antigua guerrilla del país, con la que el gobierno de Juan Manuel Santos sostiene en Cuba conversaciones de paz desde noviembre del 2012.

Pinto indicó que Ruiz llevaba unas cuatro décadas en las FARC, y este año había sido nombrado integrante del Estado Mayor Central, una instancia de dirección conformada por 31 jefes guerrilleros, ubicada por debajo de la cúpula del Secretariado.

“Contra alias Román Ruiz pesaban varias órdenes de captura por los delitos de terrorismo, rebelión, homicidio, secuestro y extorsión”, indicó Pinto.

A él se le atribuyen varios atentados en el departamento de Antioquia (noroeste), así como la muerte de al menos 35 militares en diversos ataques, una masacre de 10 campesinos en el departamento de Córdoba, y el sembrado masivo de minas antipersonales, entre otras acciones en los últimos 20 años, agregó.

“Es un golpe muy duro para las FARC”, manifestó Ariel Ávila, investigador de la Fundación Paz y Reconciliación , especializada en el seguimiento del conflicto armado que vive Colombia desde hace más de 50 años.

Ruiz era una persona importante para las FARC porque manejaba las finanzas del bloque noroccidental, fundamental desde el punto de vista económico para la guerrilla, explicó el experto.

El guerrillero, quien operaba en la zona del Urabá, convulsionada por el cultivo y tráfico de drogas, además de la minería ilegal, asumió la dirección del bloque Iván Ríos cuando su jefe, Isaías Trujillo, y su coordinador, Pastor Alape, partieron a La Habana como miembros de la delegación de paz de las FARC.

Ruiz y los otros dos guerrilleros fueron ultimados en el selvático Chocó, en un operativo de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán, que hasta diciembre comandó el general Rubén Alzate.

El secuestro de ese general por guerrilleros del bloque Iván Ríos provocó una fuerte crisis en el proceso de paz, el año pasado.

A Ruiz, por quien se ofrecía desde el 2012 una recompensa de unos $500.000, las autoridades colombianas ya lo habían dado por muerto en otro operativo hace casi un año, aunque a los pocos días se desmintió su fallecimiento.

Entonces, el presidente Santos había celebrado en Twitter la baja de Ruiz.

Estos últimos ataques, considerados una respuesta al atentado de las FARC en Cauca, en el que murieron 11 militares a mediados de abril , llevaron a la guerrilla a suspender la tregua unilateral e indefinida.

Las negociaciones con las FARC buscan poner fin a un conflicto armado de más de medio siglo, que oficialmente ha dejado al menos 220.000 muertos y más de seis millones de desplazados.