3 agosto
Enrique Peña Nieto y Donald Trump se reunieron a inicios de julio de este año en el marco de la cumbre del G20.
Enrique Peña Nieto y Donald Trump se reunieron a inicios de julio de este año en el marco de la cumbre del G20.

Washington

El presidente estadounidense, Donald Trump, presionó a su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, para que dejara de decir que México no pagará por el muro fronterizo que el magnate prometió en su campaña, un tema que ambos mandatarios analizaron el jueves tras filtrarse la información.

Según documentos publicados por The Washington Post, poco después de llegar a la Casa Blanca, Trump amenazó incluso a Peña Nieto con suspender todo diálogo bilateral si no alcanzaban un acuerdo sobre cómo manejar el asunto públicamente.

"Usted no puede decir más que Estados Unidos va a pagar por el muro", dijo el mandatario estadounidense a su colega, de acuerdo con la transcripción de una conversación mantenida el 27 de enero, una semana después de su llegada a la Casa Blanca y dos días después de firmar un decreto con directivas para iniciar la obra.

"No puede decir eso a la prensa", expresó Trump, enfatizando: "Tengo que hacer que México pague por el muro, tengo que hacerlo. He estado dos años hablando de eso".

La construcción de un muro en la frontera sur de Estados Unidos fue un pilar del discurso electoral de Trump para luchar contra el crimen organizado, el tráfico de drogas y el ingreso de inmigrantes.

En la charla en enero, Trump reconoció las dificultades políticas internas que este tema supone para Peña Nieto y llamó a encontrar una "fórmula" para solucionar el tema.

"Ambos debemos decir 'Vamos a resolverlo'. Encontraremos la fórmula de alguna manera. En lugar de que usted diga 'No pagaremos', y yo diga 'No pagaremos'".

"(Pero) si usted va a decir que México no va a pagar por el muro, entonces no quiero reunirme más con ustedes porque no puedo vivir con eso", expresó Trump.

Peña Nieto replicó diciendo que el tema está "relacionado con la dignidad de México y el orgullo nacional" de su país.

"Mi posición ha sido y seguirá siendo muy firme diciendo que México no puede pagar por ese muro", dijo el presidente mexicano, aunque acordó "dejar de hablar sobre el muro" y "buscar una manera creativa de resolver este problema".

Trump y Peña Nieto volvieron sobre el asunto la mañana del jueves durante una "conversación constructiva y productiva en torno a la relación bilateral" que ambos mantuvieron telefónicamente durante una hora, según un comunicado de la Presidencia de México.

"Con respecto al pago del muro fronterizo, ambos presidentes reconocieron sus claras y muy públicas diferencias de posición en este tema tan sensible, y acordaron resolver estas diferencias como parte de una discusión integral de todos los aspectos de la relación bilateral", señaló el texto.

"Los presidentes también convinieron por ahora ya no hablar públicamente de este controversial tema", añadió.

El decreto firmado por Trump el 25 de enero para dar el puntapié inicial del proyecto fue lamentado y repudiado por Peña Nieto, que afirmó en Twitter que su país no financiaría la obra.

Según la transcripción revelada por el Post, el tono de la conversación entre ambos es cordial, con Trump dirigiéndose a su par como "Enrique" 13 veces durante la charla. Peña Nieto habla fluidamente inglés, pero se expresó en español, como lo hace en conversaciones formales, según el diario, que no divulgó sus palabras en español.

La propuesta de Trump de levantar un muro fronterizo hasta ahora no ha encontrado mucho eco en el Congreso a raíz del monumental costo que supone, de $21.600 millones según el Departamento de Seguridad Interior. Trump ha estimado empero un total de $8.000 millones.

La relación entre México y Estados Unidos, su mayor socio comercial y destino del 80% de sus exportaciones, se ha tensado desde que Trump estaba en campaña, cuando además de prometer la construcción del muro pagado por México, dijo que renegociaría el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta) o incluso que lo abandonaría.