Seis personas resultaron heridas

 11 septiembre, 2014
En Filipinas, la Policía antidisturbio usa cañones de agua para dispersar a los manifestantes que tratan de llegar al Congreso filipino durante el discurso del estado de la nación del presidente de Filipinas, Benigno Aquino III.
En Filipinas, la Policía antidisturbio usa cañones de agua para dispersar a los manifestantes que tratan de llegar al Congreso filipino durante el discurso del estado de la nación del presidente de Filipinas, Benigno Aquino III.

Al menos doce personas murieron hoy y otras 6 resultaron heridas en enfrentamientos entre soldados del Ejército filipino y miembros del grupo rebelde Luchadores por la Libertad Islámica del Bangsamoro en la provincia de Cotabato Norte, en el sur de Filipinas.

Según fuentes militares, los combates se iniciaron en la ciudad de Midsayap, horas después de que los insurgentes atacaran un destacamento del Ejército, apunta la emisora local GMA.

“Los enemigos han sufrido 10 bajas. No hemos podido contar los cuerpos, pero es la información que estamos recibiendo de los residentes de la zona que hacen un seguimiento del grupo de rebeldes”, dijo al medio el portavoz militar Edmundo Pangilinan.

El soldado detalló que unos 20 miembros de los Luchadores por la Libertad Islámica del Bangsamoro asaltaron el destacamento militar, pero los militares consiguieron repeler el ataque tras lo que comenzó una persecución de los insurgentes.

“Cuando comenzamos la persecución de los insurgentes, entramos en combate. El fuego cruzado se alargó dos horas, en las que murieron dos soldados y otros seis resultaron heridos”, concretó Pangilinan.La fuente apuntó asimismo que el Ejército filipino aun busca a algunos de los miembros que participaron en el ataque y sigue registrando la zona.

Los enfrentamientos con los Luchadores por la Libertad Islámica de Bangsamoro se producen un día después de que el presidente de Filipinas, Benigno Aquino, presentara en el Congreso del país un proyecto de ley que pretende acabar con décadas de conflicto al dar mayor autonomía a Mindanao, en el sur, donde la mayoría de la población es musulmana.

La legislación es el resultado de un acuerdo de paz firmado el pasado marzo entre el Gobierno de Filipinas y el mayor grupo rebelde islamista del país, el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), tras años de negociaciones. Sin embargo, algunos grupos insurgentes, como los Luchadores por la Libertad Islámica de Bangsamoro, no apoyan el acuerdo de paz, puesto que no fueron incluidos en las negociaciones del mismo.

Entre 100.000 y 150.000 personas han muerto y unos dos millones han sido desplazadas durante más de cuatro décadas de conflicto armado en el sur de Filipinas.

Etiquetado como: