Extremistas abrieron fuego contra un restaurante y se hicieron explotar frente a un retén policial

 14 septiembre
Fuerzas de seguridad y civiles cargaban el cadáver de una víctima del doble atentado terrorista, este jueves 14 de setiembre del 2017, en la ciudad iraquí de Nasiriyah.
Fuerzas de seguridad y civiles cargaban el cadáver de una víctima del doble atentado terrorista, este jueves 14 de setiembre del 2017, en la ciudad iraquí de Nasiriyah.

Bagdad

Un doble atentado reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) causó al menos 74 muertos este jueves en Irak, el ataque más sangriento de los yihadistas desde que perdieron Mosul, la segunda ciudad del país, en julio.

El golpe ocurrió alrededor del mediodía cerca de Nasiriya, en la provincia de Zi Qar, un lugar poco afectado por la violencia hasta el momento.

Varios hombres armados abrieron fuego contra un restaurante, antes de subir a un coche y hacerse explotar en un puesto de control, afirmó una fuente de los servicios de seguridad.

Además de los 74 fallecidos, incluidos siete ciudadanos iraníes, 93 personas resultaron heridas, entre ellas varias en estado crítico, comunicó Abdel Husein al Jabri, director general adjunto de Salud en la provincia de Zi Qar.

Según fuentes de seguridad, los asaltantes iban disfrazados de miembros de Hashed al Shaabi, una alianza paramilitar de mayoría chiita que ha luchado junto con el Ejército y la Policía contra el EI en el norte de Irak.

En el breve comunicado difundido por su órgano de propaganda Amaq, el EI, una organización ultrarradical sunita, indicó que varios kamikazes participaron al atentado en el que murieron "decenas de chiitas".

El atentado tuvo lugar en una autopista frecuentada por peregrinos y visitantes del vecino Irán, que lleva a las ciudades santas chiitas de Najaf y Kerbala, más al norte.

Los cuerpos carbonizados y los vehículos destrozados por la explosión, incluidos autobuses y camiones, mostraban la violencia del ataque.

Estado Islámico, arrinconado. A principios de julio, Irak infligió un duro golpe a los yihadistas al arrebatarles Mosul (norte), la segunda ciudad del país, que estuvo tres años en poder del EI. Y a finales de agosto, el grupo tuvo que abandonar otro de sus feudos, Tal Afar.

Iraquíes observaban los daños que causó el doble atentado terrorista en la ciudad de Nasiriyah, este jueves 14 de setiembre del 2017.
Iraquíes observaban los daños que causó el doble atentado terrorista en la ciudad de Nasiriyah, este jueves 14 de setiembre del 2017.

Ahora solo conserva Hawija, a 300 km al norte de Bagdad, y tres localidades del desierto en la frontera con Siria: Al Qaim, Rawa y Anna donde, según un general iraquí, hay "más de 1.500 yihadistas".

Las fuerzas iraquíes, apoyadas por unidades paramilitares en su ofensiva contra el EI, preparan el asalto a esos últimos bastiones en los próximos días o semanas.

El miércoles, según un corresponsal de la AFP, unidades de artillería se posicionaron a las afueras de Rawa y Anna, a un centenar de kilómetros de la frontera siria.

Pero, a pesar de sus derrotas ante las tropas iraquíes apoyadas por la coalición anti-EI dirigida por Estados Unidos, el grupo terrorista todavía dispone de cientos de combatientes dispuestos a llevar a cabo atentados suicidas en el país.