28 febrero, 2016
Varios soldados patrullando la zona de Al Siyariya, al este de Ramadi (Iraq).
Varios soldados patrullando la zona de Al Siyariya, al este de Ramadi (Iraq).

Bagdad, Iraq

Al menos 24 iraquíes murieron y 26 resultaron heridos este domingo en un doble ataque suicida cometido en la ciudad de Al Sadr, en el este de la provincia de Bagdad.

Una moto bomba explotó en el mercado de Mirdi en Al Sadr, el bastión de los seguidores del líder chií Muqtada al Sadr, y de manera consecutiva un suicida hizo estallar su cinturón explosivo en dicho mercado.

— Noticieros Televisa (@NTelevisa_com) 28 de febrero de 2016

Las dos explosiones causaron daños materiales en algunas tiendas, coches y edificios cercanos, y agregó que las fuerzas de seguridad acordonaron el mercado y trasladaron a los heridos a los hospitales cercanos.

El pasado jueves, al menos siete personas murieron y otras 31 resultaron heridas en dos ataques suicidas contra una mezquita chií de un barrio del noroeste de la capital iraquí, Bagdad.

El ataque fue perpetrado por dos terroristas que hicieron estallar consecutivamente los cinturones de explosivos que llevaban adosados al cuerpo junto a la verja de la mezquita Al Rasul al Azam, situada en el barrio Al Shula, de mayoría chií.

Un funcionario de la policía informó que una bomba estalló la tarde del domingo en el mercado Mredi ubicado en el barrio chií de Ciudad Sadr. Minutos después, un atacante suicida se inmoló en medio de la multitud que se había reunido en el lugar del primer atentado, añadió.

Dijo que por lo menos otras 52 personas resultaron heridas.

El ataque fue el más mortífero de una serie de explosiones recientes en contra de zonas comerciales dentro y a las afueras de Bagdad.

En la localidad de Mahmoudiya, ubicada a unos 30 kilómetros (20 millas) al sur de Bagdad, tres compradores fallecieron y otros 10 resultaron heridos durante una explosión, subrayó otro policía. Otros cuatro murieron en otra detonación en el barrio de Dora, ubicado en el sur de la capital, afirmó el agente.

Nadie se responsabilizó inmediatamente por los atentados, aunque tenían las características de los perpetrados por el grupo Estado Islámico, que controla zonas importantes en el norte y oeste de Irak y ataca a fuerzas gubernamentales y civiles, especialmente chiíes.

Las detonaciones ocurrieron horas después de que las fuerzas de seguridad iraquíes repelieron un ataque de milicianos del grupo Estado Islámico en Abu Ghraib, un suburbio occidental de la capital, informaron las autoridades.

El ataque comenzó de madrugada con tres atentados suicidas con autos bombas contra barracones de las fuerzas de seguridad, indicaron dos agentes de policía.

Luego de las explosiones se inició un tiroteo, señalaron. Al menos 12 miembros de fuerzas paramilitares y del gobierno murieron, y 35 resultaron heridos. En los enfrentamientos se incendió un silo.

Una fuente médica confirmó las cifras de bajas. Todas las fuentes hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizadas a revelar información.

La situación está "bajo control" y se ha impuesto un toque de queda en la zona, dijo el mayor general Saad Harbiya, comandante de operaciones militares en el oeste de Bagdad.

Etiquetado como: