Plan nace bajo la polémica; líderes de 2 grupos legislativos dudan de su eficacia

 18 diciembre, 2015
El máximo representante del gobierno de la ciudad de Tobruk, Mohamed Chouaib (3 izq.) y el segundo vicepresidente del Congreso Nacional Libio, Saleh Almkhozom (3 der) tras la firma en Rabat, Marruecos. | EFE
El máximo representante del gobierno de la ciudad de Tobruk, Mohamed Chouaib (3 izq.) y el segundo vicepresidente del Congreso Nacional Libio, Saleh Almkhozom (3 der) tras la firma en Rabat, Marruecos. | EFE

Trípoli AFP Miembros de los dos parlamentos rivales de Libia firmaron este jueves, en Marruecos –a título personal–, un acuerdo promovido por la ONU para formar un gobierno de unión nacional, aunque los jefes de ambas cámaras advirtieron de que el pacto no tendría legitimidad.

En Libia, en manos de las milicias desde el derrocamiento de Muammar Gadafi en el 2011, dos gobiernos y dos parlamentos se disputan el poder.

Las potencias mundiales piden un acuerdo político que incluya un gobierno de unión, para poner fin a un desorden que propicie el florecimiento de las bandas armadas y los yihadistas del Estado Islámico (EI).

En esa línea, un grupo de diputados libios de ambos parlamentos firmó este jueves, en Skhirat, cerca de Rabat, un acuerdo propiciado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). “Es un día histórico para Libia”, declaró el emisario de la ONU, Martin Kobler, durante la ceremonia en que se firmó el acuerdo, la cual contó con la presencia de diplomáticos y ministros de Exteriores árabes y europeos.

Según participantes, unos 80 de los 188 miembros del parlamento de Tobruk (este), reconocido por la comunidad internacional, y unos 50 de los 136 diputados del Congreso General Nacional (CGN), con sede en Trípoli, firmaron el acuerdo.

Empero, Nuri Abu Sahmein, presidente del CGN en Trípoli, apoyado por una coalición de milicias y no reconocido por la comunidad internacional, había dicho el miércoles que los firmantes no representaban las dos cámaras rivales. “El que no ha recibido el mandato del Congreso General Nacional para firmar un acuerdo en su nombre no tiene ni tendrá legitimidad”, declaró Abu Sahmein.

El gobierno de unión, tal cual lo propone la ONU, “no tiene consenso y no garantiza ni siquiera lo mínimo para asegurar su eficacia”, agregó Abu Sahmein.

El martes, en Malta, Abu Sahmein se entrevistó con Aguila Saleh, presidente del Parlamento reconocido por la ONU e instalado en Tobruk.

En una rueda de prensa conjunta, los presidentes de ambos parlamentos dejaron claro que quienes firmaran este jueves el acuerdo en Marruecos lo harían a título personal y no en nombre de las respectivas asambleas. Ante esta confusión, la misión de la ONU para Libia no dijo cómo pensaba hacer para aplicar el acuerdo.

Para Kobler, el acuerdo de Skhirat favorece una solución de la crisis y una ayuda extranjera a Libia, en particular militar, para combatir el terrorismo.

Según él, debe haber un gobierno de unión nacional para levantar un embargo sobre la venta de armas al país, que, según el gobierno reconocido, está perjudicando la lucha contra el Estado Islámico (EI).

Kobler explicó que podría haber “asistencia externa” en la lucha antiyihadista en Libia, si así lo solicita un gobierno de unión nacional.

El primer ministro británico, David Cameron, estimó, por su parte, que “ahora la comunidad internacional podía tratar con un solo gobierno representativo (...) en la lucha contra Daesh (EI) y los traficantes de migrantes”.

El canciller francés, Laurent Fabius, consideró que un gobierno de unidad nacional es una “condición para hacer retroceder al terrorismo”.

La alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, celebró la firma del acuerdo y consideró que debe permanecer abierto a todas las facciones que aún no participan en él.

“Es una buena noticia”, declaró Mogherini.

El gobierno de unidad nacional y las instituciones que lo acompañan, tendrán un año de plazo para redactar una nueva constitución y someterla a referendo.

La diputada Naima Gibril, independiente y participante en el diálogo político, aseveró que ese gobierno deberá unificar las instituciones políticas, económicas y militares.

Etiquetado como: