142,8 millones de votantes regresen este domingo a las urnas para elegir a su presidente para los próximos cuatro años y a 14 de los 27 gobernadores

 26 octubre, 2014

Brasil

La presidenta brasileña y aspirante a la reelección, Dilma Rousseff, depositó este domingo su voto en Porto Alegre, capital del estado de Rio Grande do Sul, tras reconocer que la campaña electoral, la más impredecible en los últimos 25 años, tuvo momentos lamentables.

En tanto, el aspirante del Partido de la Social Democracia Brasileña, Aécio Neves, compartió el criterio de Rousseff al indicar que él fue víctima de una campaña sórdida por parte del oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

Ambos aspirantes acudieron a las urnas a emitir su voto en horas de la mañana. La mandataria Rousseff (quien busca la reelección) llegó al local de votación poco después de las 8: 30 a. m. hora local y antes de votar saludó a los miembros de la mesa instalada en la escuela pública Santos Dumont, en el barrio de Assunção.

"Tuvo momentos lamentables, formas de trato indebidas y creo que eso fue rechazado por la población. Creo que a la población no le gustó", dijo Rousseff a la prensa sobre la campaña electoral para la segunda vuelta.

El candidato a la Presidencia de Brasil por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) Aécio Neves posa junto a su esposa Leticia Weber después de votar en Belo Horizonte (Brasil).
El candidato a la Presidencia de Brasil por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) Aécio Neves posa junto a su esposa Leticia Weber después de votar en Belo Horizonte (Brasil).

Aécio Neves aseguró haber recibido ataques por parte de la mandataria y del PT, conductas que a su criterio tenían una intención terrorista, para garantizar la permanencia del partido oficialista en el poder.

"Esta será una triste página de la historia de la democracia brasileña: la forma como el PT, para mantenerse en el poder, trató a sus adversarios y la forma como condujo la campaña", reclamó Neves.

En referencia a los doce años que el PT lleva en el poder (ocho con el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y cuatro con Rousseff) el líder opositor agregó que los propios brasileños reaccionaron a la estrategia terrorista de esa formación.

"Los brasileños se tomaron las calles para decir que no aceptan más que un partido se juzgue el dueño de nuestro destino y para decir que quieren decidir su destino ellos mismos", afirmó.

La campaña para las elecciones de este año ha sido la más polarizada e impredecible de las últimas décadas en Brasil y llegó a su fin sin un candidato claramente favorito.

Los sondeos divulgados ayer sábado por Datafolha e Ibope, los dos institutos demoscópicos más prestigiosos del país, mostraron que Rousseff supera entre cuatro y seis puntos porcentuales a Neves, aunque señalaron una caída en la intención de voto de la mandataria y una subida del líder opositor en los días previos a los comicios.

Dilma Rousseff, actual mandataria de Brasil, busca ser reelecta en el puesto. Ella votó en la escuela Santos Dumont en Porto Alegre, capital del estado de Rio Grande do Sul.
Dilma Rousseff, actual mandataria de Brasil, busca ser reelecta en el puesto. Ella votó en la escuela Santos Dumont en Porto Alegre, capital del estado de Rio Grande do Sul.

A pesar de mostrar a Rousseff por delante, Datafolha pronosticó un empate técnico entre ambos candidatos, debido al margen de error de dos puntos porcentuales.

Esta dualidad también fue apuntada por otra encuesta divulgada el sábado por la firma MDA, que sin embargo puso a Neves al frente de la carrera electoral.

El líder opositor se quejó principalmente de los ataques personales que recibió de Lula, antecesor y mentor político de Rousseff, quien llegó a llamarlo como hijito de papá.

Está previsto que 142,8 millones de votantes regresen este domingo a las urnas para elegir a su presidente para los próximos cuatro años y a 14 de los 27 gobernadores.

Entre los incidentes que se reportan desde la apertura de los centros de votación, destaca el asesinato a un joven de 20 años que hacía fila en un colegio para emitir su voto.

En apariencia el crimen responde a un ajuste de cuentas. El incidente tuvo lugar en el municipio de Mossoró, en el estado brasileño de Rio Grande do Norte, informó la policía.

"Le dispararon y el atacante huyó. Nuestras sospechas son que se trata de una venganza privada. No tiene nada que ver con la elección", contó un oficial de la policía de Rio Grande do Norte. Según informó la radio CBN, la votación en el local se suspendió hasta el retiro del cadáver.