Por lo menos 16 personas murieron en el territorio franco-holandés

 12 septiembre
Escombros en una calle del poblado de Marigot, en la parte francesa de San Martín.
Escombros en una calle del poblado de Marigot, en la parte francesa de San Martín.

PHILIPSBURG, San Martín

Dominga Tejera caminaba como podía entre palmeras que se pudrían en el lodo, para regresar a casa tras una jornada de nueve horas como conserje en un hospital de una isla caribeña que hasta hace poco parecía un paraíso.

Se derrumbó en una pequeña silla de plástico que ha servido como cama improvisada desde que el huracán Irma arrancó el tejado de su casa a su paso sobre San Martín como tormenta de categoría 5.

"Es triste volver a casa para encontrar esto" , dijo mientras rompía a llorar. "Una intenta mantenerse fuerte en público, pero una vez dentro, se desmorona".

Cientos de personas en toda la isla de San Martín, dividida en dos territorios bajo gobiernos holandés y francés, intentaban reconstruir el martes las vidas que tenían antes del golpe del huracán Irma. La gente celebraba cosas como una brisa vespertina poco habitual que despejó el aire cargado en medio de un apagón generalizado, o se reía cuando un locutor de radio anunciaba con entusiasmo: "¡El dentista ha abierto!".

Pero como Tejera, muchos tenían problemas para conservar algo parecido a la vida que tenían antes, asediados por el hambre y la sed.

"Aquí no hay comida. Aquí no hay agua", expresó Germania Perez, de 70 años.

La angustia por la falta de alimentos y refugios aumentó al informarse de saqueos por pandillas armadas.

Al caer la noche, la gente abandona las calles, temerosas de los ladrones que merodean y de los hombres con gafas para sol y perros agresivos que sujetan con cadenas.

"No podemos dormir en paz debido a los ladrones", manifestó Yovanny Roque, de 48 años.

La Fiscalía en San Martín afirmó en un comunicado que la Policía y los soldados han acabado con los saqueos y robos en la parte holandesa.

Las autoridades tienen fotos y videos de sospechosos para que la gente los identifique, agregó, pero indicó que solo hay lugar para encarcelar a los acusados de los delitos más graves.

Auxilio desde el exterior. La ayuda empezaba a llegar a la isla procedente de los gobiernos holandés y francés, otras naciones y organizaciones privadas. Un buque militar francés con suministros esperaba llegar el viernes, coincidiendo con una visita del presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien arribó el martes a Guadalupe, la primera escala de su visita a islas francesas del Caribe.

Residentes de Marigot, en la isla de San Martín, recibían alimentos donados por bomberos franceses este martes de 12 de setiembre.
Residentes de Marigot, en la isla de San Martín, recibían alimentos donados por bomberos franceses este martes de 12 de setiembre.

Cientos de turistas seguían intentando salir del territorio y había docenas de personas esperando en fila en el aeropuerto Princess Juliana, que solo conservaba cinco de las letras en el letrero con su nombre.

Un pasajero sin identificar abandonó a un Yorkshire terrier llamado Oliver, que quedó atado a una barricada con cinta de seguridad del aeropuerto, cuando se dijo a algunas personas que no podían llevar mascotas. El animalito fue rescatado más tarde por un vecino que sintió lástima por él.

El rey Guillermo-Alejandro de Holanda, quien llegó el lunes, dijo que las escenas de devastación que había presenciado en San Martín tras el huracán eran las peores que había visto.

El presidente francés, Emmanuel Macron, saludó este martes 12 de setiembre del 2017 a vecinos de la isla de San Martín, gravemente afectada por el paso del huracán Irma.
El presidente francés, Emmanuel Macron, saludó este martes 12 de setiembre del 2017 a vecinos de la isla de San Martín, gravemente afectada por el paso del huracán Irma.

"He visto muchas zonas de guerra en mi vida, pero nunca he visto nada como esto", comentó en imágenes emitidas por la cadena holandesa NOS.

El monarca declaró sentirse alentado de ver a los habitantes trabajando juntos para reconstruir la dañada capital, Philipsburg. El martes tenía previsto viajar a las cercanas islas holandesas de Saba y St. Eustatius, también afectadas por el huracán.

Mientras los extranjeros se apresuraban a salir de San Martín, los que se quedaban seguían buscando alimento y algo que beber. El cobijo también era una preocupación creciente para muchos.

 Lex Kools les dejaba agua y alimentos a los perros de sus vecinos en la comunidad de Cole Bay, en San Martín.
Lex Kools les dejaba agua y alimentos a los perros de sus vecinos en la comunidad de Cole Bay, en San Martín.

En toda la isla había autos volcados, algunos sobre otros vehículos. Algunos barcos grandes descansaban de costado en tierra firme.

"La destrucción es de una escala bíblica", afirmó Raju Budhrani, de 51 años. "Es como se ve en las películas. En realidad es peor que eso".

Irma ha matado al menos a 40 personas en el Caribe, 10 de ellas en Cuba. Es la mayor cifra de muertos en la isla desde los 16 que causó el huracán Dennis en el 2005. Macron dijo que 11 personas murieron en el lado francés de San Martín.