25 mayo, 2016
Varias personas esperaban la tarde de este lunes su turno para comprar churros en un puesto de calle en La Habana. | AP
Varias personas esperaban la tarde de este lunes su turno para comprar churros en un puesto de calle en La Habana. | AP

La Habana. AP. Cuba legalizará las pequeñas y medianas empresas particulares, una medida que ampliará el mercado privado en el marco de una r eestructuración de la economía estatal que caracterizó la Isla por décadas.

Documentos del Partido Comunista de Cuba (PCC) publicados este martes dieron cuenta del camino por el que transitará la nación caribeña en lo económico y social, regulando formas de producción no estatal que ya venían gestándose desde que el presidente Raúl Castro flexibilizó el trabajo independiente del Estado en el 2010 y florecieron emprendimientos.

La propuesta admite “pequeños negocios realizados por el trabajador y su familia” y “empresas privadas de mediana, pequeña y micro escalas, según el volumen de actividad”, conforme a uno de los dos textos.

La propuesta del Partido deberá pasar ahora por la Asamblea del Poder Popular para tomar forma práctica y legal.

El documento insistió en que la prioridad en la Isla será la gestión y empresa estatal, que trabajarán temas estratégicos del país, como la industria militar, la educación y la salud.

En el congreso partidario y en declaraciones anteriores, Castro dejó claro que las reformas solo serán económicas y no habrá modificaciones en el sistema monopartidista en el país .

“Para mí, es algo importantísimo. Están haciendo jurídicamente el sector no estatal de la economía, se oficializa ese sector”, dijo el economista Alfonso Valentín Larrea, director general de Scenius, una cooperativa de asesoramiento financiero en la Isla.

Larrea estimó que “unos 6.000 emprendimientos son pequeñas y medianas empresas que no están reconocidas como tal”.

Las autoridades informaron en marzo de que en Cuba había 507.000 personas inscritas como trabajadores por cuenta propia, en comparación con 150.000 de finales de la década pasada.

El PCC, con sus 670.000 miembros, es el único partido con reconocimiento legal, y constitucionalmente, debe guiar los pasos de la isla antillana en materia de economía y sociedad.

Algunos emprendedores vieron esta nueva medida como una oportunidad para avanzar.

“Con lo que hay ya llegué hasta un punto, ahora con mi creatividad y trabajo podría seguir un paso más, crecería”, explicó Vanessa Arocha, una arquitecta de 56 años de edad que fabrica bolsos y carteras.

Tanto ella como Larrea mencionaron que un reconocimiento de persona jurídica les podría eventualmente permitir traer insumos desde el extranjero , por ejemplo, algo que ahora solo pueden hacer las agencias del Estado cubano.