9 enero, 2014

La Habana. AFP. El Gobierno de Cuba decidió reconvertir a los empleados de las empresas estatales de taxis en trabajadores privados, con el fin de mejorar la calidad de un servicio ineficiente por décadas y reducir la abultada planilla estatal.

“La decisión de generalizar esta forma de gestión”, que comenzó en el 2010 como plan piloto en una empresa de taxis de La Habana, pretende “solucionar un conjunto de dificultades” en estos servicios, señaló el diario oficial Granma .

El “sistema tradicional (estatal) no ha sido capaz de resolver” los problemas, los que “con el paso de los años se han traducido en una pérdida de calidad de este tipo de servicio”, agregó el periódico.

Entre esos problemas resaltan “irregularidades en el servicio, apropiación de la recaudación, plantillas sobredimensionadas” y “un parque de vehículos envejecido”, añadió el periódico.

El programa contempla que los empleados de las empresas involucradas se organicen en cooperativas, modalidad que el presidente Raúl Castro ha privilegiado dentro de sus reformas económicas. El Estado alquilará los autos a los taxistas, que pasarán a ser trabajadores por “cuenta propia” (privados).

“Desde hoy, los taxis pueden ser arrendados en todo el país”, destacó el portal oficialista Cubadebate , al reseñar el nuevo sistema, publicadas ayer en la Gaceta Oficial .

Etiquetado como: