Los surcoreanos pueden obtener licencias de escopeta y rifles de aire comprimido para cazar

 27 febrero, 2015
Un equipo de forenses investiga la escena de un tiroteo en el que murieron tres personas en Sejong, a 120 kilómetros de Seúl, Corea del Sur.
Un equipo de forenses investiga la escena de un tiroteo en el que murieron tres personas en Sejong, a 120 kilómetros de Seúl, Corea del Sur.

Seúl

Un hombre mató a tiros a tres personas el viernes en Corea del Sur, y fue hallado muerto junto a una nota de suicido en el segundo tiroteo mortal registrado en tres días, lo que provocó que la policía surcoreana anunciara cambios en las normas sobre propiedad de armas.

La posesión de armas está muy controlada en Corea del Sur, con solo un asesinato por arma de fuego registrado el año pasado. Pero las armas de caza como la escopeta empleada en la balacera del viernes están permitidas.

Entre las víctimas había un policía que fue uno de los primeros agentes en acudir al lugar, indicó la policía de Hwaseong, una ciudad cercana a Seúl. Se cree que el sospechoso, de 75 años, era el hermano de una de las víctimas, un hombre de 86 años. También la esposa de éste último falleció en el ataque, señaló la policía.

El sospechoso fue encontrado con heridas de escopeta en el pecho y cerca de la axila derecha, en lo que la policía interpreta como un suicidio.

La nuera de la pareja asesinada logró escapar saltando por la ventana de un segundo piso antes de alertar a la policía, y está recibiendo atención para una lesión leve de espalda. Los cuatro cuerpos estaban en el salón de la vivienda, con la escopeta cerca del sospechoso, señaló el jefe de policía de Hwaseong, Lee Seok-kwon, en una comparecencia emitida por televisión.

Se cree que el policía fallecido, que no llevaba chaleco antibalas y sólo estaba armado con una pistola eléctrica, intentó convencer al sospechoso de que se rindiera antes de recibir un disparo en el pecho.

El sospechoso retiró la escopeta de una comisaría cercana unos 20 minutos antes del suceso.

Los surcoreanos pueden obtener licencias de escopeta y rifles de aire comprimido para cazar, pero deben guardar las armas en comisarías y emplearlas sólo durante la temporada legal de caza. En un primer momento no estaba claro si el sospechoso poseía el arma o tenía licencia para ella.

En enero había unas 160.000 armas registradas en el país, según la Agencia Nacional de Policía, una cifra que incluye armas de caza y herramientas de autodefensa como las armas de gas.