Ferri se hundió el 16 de abril frente a las costa surcoreana y provocó 304 muertos

 20 noviembre, 2014

Seúl, Corea del Sur

Un tribunal surcoreano condenó este jueves a 10 años de prisión por homicidio negligente al director ejecutivo de la naviera del buque Sewol, cuyo hundimiento en abril pasado causó 304 muertos, por sobrecargar el barco y otras irregularidades que desataron el suceso.

"Kim Han-sik, de 71 años, remodeló el barco y lo sobrecargó para compensar el déficit de la empresa aún sabiendo que comprometía la estabilidad de la nave", expuso en su sentencia el Tribunal de distrito de Gwangju, al suroeste del país.

La corte también impuso al director ejecutivo de Cheonghaejin Marine una reducida multa de $1.900 y dictó penas de prisión de tres a seis años para otros ejecutivos de la naviera.

Asimismo, el fallo también señala que "causó pérdidas a la empresa por malversación y mala praxis profesional y transfirió fondos secretos a la familia de Yoo Byung-eun, el fallecido millonario, artista y líder religioso considerado dueño de facto de Cheonghaejin Marine".

El gobierno de Corea del Sur ofrece Seúl ofrece una recompensa de casi $500.000 por entregar al capitán del ferri hundido, al que se atribuyen responsabilidades en el accidente.
El gobierno de Corea del Sur ofrece Seúl ofrece una recompensa de casi $500.000 por entregar al capitán del ferri hundido, al que se atribuyen responsabilidades en el accidente.

Yoo apareció muerto en extrañas circunstancias en julio pasado, mientras dos de sus hijos fueron condenados este mismo mes a dos y tres años de cárcel respectivamente por las gestiones irregulares que contribuyeron decisivamente al trágico naufragio, según las investigaciones.

La naviera sometió al barco a una remodelación ilegal que le restó estabilidad y lo llenaba con hasta el triple de carga permitida, aunque tenía todos los papeles en regla ya que lograba los permisos de navegación gracias a presuntos sobornos, indicó el Tribunal.

Debido a estas irregularidades, bastó un giro brusco de un miembro de la tripulación inexperto para que el barco se fuera a pique en aguas al suroeste de Corea del Sur con 476 pasajeros a bordo.

El pasado día 12 el tribunal de Gwangju condenó al capitán del Sewol a 36 años de cárcel e impuso penas de entre 5 y 30 años a otros 14 tripulantes del Sewol, en ese caso por omisión de su deber de socorro.