Presidente Donald Trump reitera que está decdido a poner fin al problema

 11 abril

Seúl

Corea del Norte denunció el martes el despliegue "insensato" de la Marina estadounidense junto a la península coreana y advirtió de que el régimen está preparado para responder con "la poderosa fuerza de las armas" si fuera necesario.

El envío por parte de Washington de un portaaviones y su escolta hacia la zona "viene a probar que los movimientos insensatos de Estados Unidos para invadir la República Democrática Popular de Corea han alcanzado una fase grave", dijo un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores según la agencia oficial KCNA, en el primer comentario de Pionyang desde la maniobra estadounidense el domingo.

Menos de 48 horas después de bombardear Siria, el presidente estadounidense, Donald Trump, lanzaba lo que ha sido interpretado como una advertencia a Corea del Norte.

El grupo aeronaval estadounidense, que incluye el portaaviones USS Carl Vinson, dos destructores de misiles guiados y un crucero de misiles guiados, canceló una escala programada en Australia y puso rumbo al océano Pacífico occidental desde Singapur, en una demostración de fuerza ante las crecientes amenazas del régimen norcoreano.

Trump ya ha amenazado con tomar acciones de forma unilateral contra Pionyang si Pekín no logra detener el programa nuclear de su vecino.

El martes, ratificó esa posición. "Corea del Norte busca problemas. Si China decide ayudar, eso sería genial. Si no, íresolveremos el problema sin ellos!", escribió en su cuenta personal de Twitter.

Lista para responder. "La República Democrática Popular de Corea está preparada para reaccionar a cualquier forma de guerra deseada por Estados Unidos", afirmó el portavoz del Ministerio de Exteriores norcoreano según KCNA.

"Tomaremos las medidas (...) más severas contra los provocadores para defendernos con la poderosa fuerza de las armas", agregó.

Las especulaciones sobre un inminente ensayo nuclear crecen según se acerca el próximo sábado, día del 105 aniversario del nacimiento del líder fundador de la República norcoreana, Kim Il-sung, y que en ocasiones se celebra con una demostración militar.

El gobernante norcoreano, Kim Jong-un, mostraba el martes su credencial como miembro de la Asamblea Suprema del país, la cual se reúne en Pionyang dos veces al año.
El gobernante norcoreano, Kim Jong-un, mostraba el martes su credencial como miembro de la Asamblea Suprema del país, la cual se reúne en Pionyang dos veces al año.

El primer ministro sucoreano y presidente interino alertó este martes sobre el riesgo de una "grave provocación" del Norte, que también podría ocurrir el 25 de abril, durante el aniversario de la creación de su Ejército.

"Cabe la posibilidad de que el Norte incurra en provocaciones más graves, como un nuevo ensayo nuclear, para celebrar distintos aniversarios", declaró Hwang Kyo-ahn durante una reunión del Gobierno.

Las tensiones coinciden este martes con una sesión de la asamblea legislativa norcoreana, que se reúne dos veces al año para votar el presupuesto del Estado y ratificar las decisiones tomadas por el partido único de Corea del Norte.

Pionyang busca desarrollar un misil de largo alcance capaz de llegar a Estados Unidos con una cabeza nuclear y hasta ahora ha llevado a cabo cinco ensayos nucleares, dos de ellos el año pasado.

El análisis de imágenes dem satélite sugiere que podría estar preparando un sexto, mientras la inteligencia estadounidense advierte de que el régimen podría estar a menos de dos años conseguir la capacidad de atacar el continente norteamericano.

Al mismo tiempo, Seúl y Washington están llevando a cabo entrenamientos militares conjuntos, un ejercicio anual que es visto por el Norte como una preparación para la guerra.

El mayor responsable de Corea del Sur sobre asuntos nucleares dijo el lunes, tras entrevistarse con su homólogo chino, que ambos países habían acordado "endurecer" las medidas para castigar a Pionyang si llevaba a cabo otro ensayo.

La conversación tuvo lugar poco después de que Trump recibió al líder chino, Xi Jinping, para una cumbre en la que presionó a Pekín para que frene las ambiciones nucleares de los norcoreanos.

"Estamos preparados para seguir nuestro propio camino si China no es capaz de coordinarse con nosotros", advirtió el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, tras la cumbre.

El consejero de seguridad nacional,- H.R. McMaster, advirtió el domingo de que la desnuclearización de Pionyang "tiene que producirse". De lo contrario, "el presidente les ha pedido que estén preparados para darle toda una serie de opciones para eliminar la amenaza" nuclear norcoreana, declaró en Fox News, refiriéndose a los asesores del presidente.

Aunque un ataque de corto alcance de Estados Unidos contra Corea del Norte podría ser efectivo, también pondría en peligro la vida de muchos civiles en Corea del Sur y podría desatar un conflicto militar mayor, manifiestan los expertos.