La disputa arrancó en marzo de 2011

 9 junio, 2015

Beirut

Al menos 230.000 personas han muerto, entre ellas casi 11.500 niños, desde que empezó el conflicto en Siria hace cuatro años, indicó este martes el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) en un nuevo balance.

"Hemos registrado 230.618 muertos desde que empezó la revuelta contra el régimen de Bashar al-Asad en marzo de 2011", indicó el martes a la AFP Rami Abdel Rahman, director de esta ONG que se informa con fuentes dentro de Siria y contabiliza meticulosamente las víctimas del conflicto.

El número de muertos civiles es de 69.494 personas, incluyendo 11.493 niños, a los que se suman 41.116 muertos rebeldes, desertores, yihadistas sirios y combatientes kurdos.

Por otra parte, hubo 31.247 combatientes extranjeros muertos, en su mayoría yihadistas.

La prisión de la ciudad siria de Palmira fue destruida con explosivos por el Estado Islámico.
La prisión de la ciudad siria de Palmira fue destruida con explosivos por el Estado Islámico.

Del lado de las fuerzas favorables al régimen, la ONG contabilizó 49.106 soldados muertos, 32.533 milicianos de las Fuerzas de Defensa Nacional, 838 miembros del Hezbolá chiita libanés y 3.093 milicianos chiitas de otros países.

El OSDH también explicó que hubo 3.191 muertos de los que se ignora la identidad.

Este balance no tiene en cuenta a las más de 30.000 personas desaparecidas (20.000 que están en prisiones del régimen, 9.000 miembros de fuerzas leales al régimen en manos de los rebeldes y 4.000 secuestrados por el grupo yihadista Estado Islámico).

El OSDH estima que el balance global de muertos es probablemente superior a los 230.000 muertos.

El conflicto sirio entró el 15 de marzo en su quinto año.

Etiquetado como: