28 marzo, 2015

Ciudad del Vaticano. AFP. Representantes de la Comisión Vaticana contra los Abusos Sexuales, creada por el papa Francisco, pidieron al Pontífice que destituya al recién designado obispo chileno Juan Barros por sus vinculaciones con el encubrimiento de abusos sexuales, informaron ayer fuentes religiosas.

Miembros del panel, formado por 17 personas de distintas nacionalidades y varios laicos, entre ellos delegados de las víctimas, manifestaron públicamente esta semana su “preocupación” después de que Barros asumió como obispo de Osorno, el sábado anterior.

Según la agencia católica estadounidese National Catholic Reporter , una buena parte de los miembros de la Comisión están considerando viajar a Roma para hablar con el Papa sobre el caso.

Se trata de una situación sumamente delicada para el Santo Padre, quien prometió “tolerancia cero” contra ese grave fenómeno dentro de la Iglesia , acusada por décadas de haber protegido a los abusadores y, sobre todo, de guardar silencio ante las denuncias y atropellos.

Interrogada por la AFP sobre el caso, la oficina de prensa del Vaticano se negó a hacer tcomentario alguno.

Obispo Barros durante su consagración, el sábado anterior. | AP
Obispo Barros durante su consagración, el sábado anterior. | AP

La designación, en enero, del obispo Barros y su entrada en funciones, el sábado pasado, han causado una oleada inédita de manifestaciones de protesta y rechazo en Chile. El nombramiento de Barros es cuestionado por sus vinculaciones con el sacerdote Fernando Karadima, un influyente formador de obispos, a quien el Vaticano declaró culpable de abusos sexuales en el 2011 y lo retiró a “una vida de oración y penitencia”.

“Estoy preocupada. Si bien los miembros de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores no podemos intervenir en casos individuales, deseo reunirme con el cardenal (Sean) O’Malley (presidente de la comisión) y otros miembros para debatir sobre cómo transmitir nuestras preocupaciones al papa Francisco”, declaró la psiquiatra francesa Catherine Bonnet.

“Yo solo hablo por mí mismo o como un subgrupo de trabajo de la comisión, todos estamos muy preocupados por lo que está pasando en Chile”, declaró por su parte Peter Saunders, miembro de la comisión, a la agencia católica estadounidense.

Marie Collins, otro miembro de la comisión de abusos sexuales del Vaticano, quien también fue víctima de abusos, pidió a Francisco que revoque la designación de Barros.

“Como sobreviviente, estoy muy sorprendida por lo de Chile, ya que parece ir en contra de lo que el Santo Padre ha estado diciendo acerca de no querer a nadie en puestos de confianza en la Iglesia que no tienen limpio el expediente de protección de la infancia”, declaró Collins, según informa la página católica en Internet Religión Digital .

La comisión de expertos, presidida por el cardenal estadounidense Sean O'Malley, tiene programado reunirse en octubre.

En el curso de su última reunión en febrero recomendó evitar designar en cargos de responsabilidad a personas involucrados de alguna manera en casos de abusos sexuales.

La designación de Barros divide a la Iglesia chilena, que pidió perdón público en abril de 2011 por los casos de pederastia en los cuales están involucrados una veintena de sacerdotes, cinco de ellos ya condenados por la justicia.

Según la red estadounidense de víctimas SNAP, el caso de Barros “demuestra que este papa es casi igual a sus predecesores. Sabe hablar bien contra los curas cazadores y sus cómplices. Pero rechaza hacer las cosas justas”, comentó en un comunicado.