Siguiente fase de la operación será 'reconstruir' el país

 21 abril, 2015
Simpatizantes del movimiento rebelde chií de los hutíes participan en una manifestación contra el embargo de armas y las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU, en Saná, Yemen.
Simpatizantes del movimiento rebelde chií de los hutíes participan en una manifestación contra el embargo de armas y las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU, en Saná, Yemen.

La coalición árabe, encabezada por Arabia Saudí, anunció hoy el fin de la operación “Tormenta de Firmeza” de las fuerzas que llevaban a cabo desde hace casi cuatro semanas los bombardeos contra los rebeldes hutíes en el Yemen, informó la televisión estatal saudí.

En una rueda de prensa en Riad, el portavoz de la alianza, Ahmed al Asiri, afirmó que “la coalición ha puesto fin a su operación como petición del Gobierno y del presidente yemeníes, después de considerar que ha logrado sus objetivos, que se protegió la legitimidad y que el pueblo yemení ya no está expuesto al peligro como el primer día”.

Además, anunció una nueva operación bautizada como “Devolución de la Esperanza”, que comenzará mañana y que tiene como objetivo reconstruir el país.

El portavoz añadió que la coalición “ha puesto fin a todas las amenazas que había contra la región y Arabia Saudí” y que tuvo éxito en la consecución de sus metas: defender la legitimidad, detener el avance de las milicias chiíes y destruir su potencial militar.

Además, Al Asiri precisó que, pese al cese de la operación, la coalición continuará con labores militares contra posiciones hutíes mientras los países de la alianza lo consideren necesario.

Escasas horas antes de este anuncio, el rey saudí, Salman bin Abdelaziz, ordenó a la fuerza terrestre de la Guardia Nacional de su país que participe en las operaciones de la coalición en el Yemen, informó la agencia oficial saudí de noticias, SPA, que no ofreció detalles al respecto.